La mujer sufrió un paro cardíaco durante la intervención, pero su esposo se negó a llamar a una ambulancia durante los primeros 20 minutos.

La Policía del condado estadounidense de Santa Rosa (Florida) ha arrestado este lunes al cirujano plástico Ben Brown, de 41 años, por el homicidio culposo de su esposa, que murió el año pasado tras la intervención estética que le estaba realizando.

Hillary Brown sufrió un paro cardíaco mientras su marido la estaba operando en su clínica en la ciudad de Gulf Breeze el 21 de noviembre de 2023. Pese a que empezó a convulsionar y quejarse de la visión borrosa, el cirujano desestimó las sugerencias de su asistente de llamar a una ambulancia y se negó a pedir ayuda durante los primeros 20 minutos de síntomas preocupantes.

Aquel día, la mujer acudió a la consulta por una plicatura muscular en miniatura y revisión de cicatriz abdominal, liposucción del brazo, inyecciones en los labios y cirugía de corrección de orejas. Antes de los procedimientos, la paciente, que carecía de formación médica, preparó por su propia cuenta la solución anestética e ingirió un puñado de diferentes pastillas que incluían Valium (diazepam). Sus pies empezaron a temblar cuando se estaba poniendo los puntos de sutura después de la primera intervención, cosa que el cirujano le permitió hacer.

Los espasmos empeoraron mientras Brown le estaba realizando la liposucción en el brazo, y a Hillary se le nubló la vista. Pese al malestar, los espasmos musculares y la visión borrosa —los primeros indicios de toxicidad por lidocaína—, el cirujano continuó inyectando lidocaína/Xilocaína en la cara de su esposa. Poco después, la paciente perdió la conciencia y empezó a convulsionar.

Además de tardarse en llamar a los servicios de emergencia, Brown esperó entre 10 y 20 minutos antes de empezar a practicarle reanimación cardiopulmonar. Hillary murió en el hospital una semana después, el 28 de noviembre, por “complicaciones tras la toxicidad por lidocaína”.

Mientras la investigación policial de las circunstancias de la muerte de la mujer continúa, los agentes esperan los resultados de la autopsia, que suelen tardar varios meses en llegar. El padre de la fallecida, Marty Ellington, quien culpa a Brown de la muerte de su hija, recordó en declaraciones para Pensacola News Journal que el médico parecía más preocupado por el dinero que por la vida de Hillary mientras permanecía conectada al soporte vital en el hospital.

Autor

Comparte la Noticia: