EFE

Málaga

El histórico equipo australiano, ganador en 28 ocasiones, y una selección aún sin Ensaladera en su mesa, Canadá, disputarán este domingo la final de la Copa Davis 2022, encabezados por dos jóvenes en plena progresión, Alex de Miñaur y Felix Auger-Aliassime, decisivos en las semifinales.

Tras la clasificación, el viernes, de Australia al derrotar 2-1 a Croacia, Canadá obtuvo el pase este sábado con un triunfo por el mismo resultado ante Italia y con Auger-Aliassime como principal ejecutor, al ganar su partido individual y ser repescado minutos después para jugar el dobles en lugar de Denis Shapovalov.

Con la victoria de Auger-Aliassime y Vasek Pospisil sobre Fabio Fognini y Matteo Berettini, que también entró a última hora en el dobles sin haberse estrenado antes en Málaga, por 7-6 (2) y 7-5, el punto se sumó al que antes había ganado el número 6 del mundo a Lorenzo Musetti (6-3 y 6-4) y Canadá certificó el pase a la final del domingo ante Australia.

El primer partido individual lo había perdido Shapovalov ante Lorenzo Sonego por 7-6 (4), 6-7 (5) y 6-4.

Canadá jugará su segunda final, después de la que perdió en 2019 en Madrid ante España, en el estreno del actual formato de la Davis. En aquella ocasión Auger-Aliassime perdió su partido ante Roberto Bautista y Shapovalov cayó igualmente ante Rafael Nadal.

Los dos finalistas jugaron contra España sus últimas finales, pues Australia lo hizo en 2003, con victoria en Melbourne.

Canadienses y australianos se han enfrentado en diez ocasiones en esta competición, con clara ventaja de 9-1 para los ‘aussies’ en esos antecedentes.

Tras el 1-1 con el que concluyó el programa de los partidos individuales, los capitanes echaron cuentas y armaron un nuevo andamiaje.

Frank Dancevic, que había anunciado para el dobles a Shapovalov-Pospisil, la pareja que el jueves le dio la clasificación ante Alemania, borró al primero y lo sustituyó por Auger-Aliassime.

Filippo Volandri, por su parte, recurrió a su carta secreta.

Matteo Berrettini, que la semana pasada anunció su baja del equipo por lesión, no fue sacado de la lista de inscritos ni sustituido por otro jugador. Viajó a Málaga en espera de una evolución favorable de su lesión en el pie izquierdo. Volandri retiró hoy del dobles a Simone Bolelli y emparejó a Berrettini, jugador de Davis desde 2019, con Fognini, que está en la competición desde 2008.

Tras intercambiar una rotura en el primer set (Pospisil y Berrettini lo cedieron), el juego de desempate fue netamente canadiense, con Auger-Aliassime muy acertado para encontrar los huecos.

Pero Pospisil volvió a perder su servicio nada más empezar el segundo set, con Fognini brillante en la cobertura del pasillo. ‘Break’ y de inmediato ‘crontrabreak’ de los norteamericanos, y ni un solo punto más de rotura hasta el 5-5 y 0-40 para Canadá sobre el saque de Fognini. Un resto que Auger-Aliassime envió a la línea, y que Berrettini dejó pasar pensando que se iba, puso al equipo de la hoja de arce en disposición de sacar para meterse en la final.

No estaba todo hecho. Los italianos se trabajaron un 15-40 que Auger-Aliassime tuvo que remontar con tres saques indevolvibles. Una bola fuera de Berrettini hizo lo demás.

La semifinal había comenzado de mala manera para Canadá, con la derrota de Shapovalov ante Sonego en tres sets en un partido que fue una montaña rusa infinita. El italiano fue quien aguantó mejor las curvas.

Trece puntos de rotura tuvo el canadiense y solo fue capaz de aprovechar uno de ellos. Sonego, en cambio, firmó dos de cinco y se llevó el punto con la colaboración necesaria de ‘Shapo’, autor de 23 errores no forzados (19 su rival) y de 35 ‘winners’, por 25 del italiano.

En la primera manga ambos semifinalistas intercambiaron roturas tempranas -‘Shapo’ la logró en el juego inicial- antes de jugar un ‘tie-break’ de alternativas continuas y grandes apuros para ambos a la hora de mantener su saque. Sonego se lo llevó por 7-4.

Tras los regalos del canadiense en el décimo juego del segundo, en el que desperdició cinco puntos de set, el parcial se decidió igualmente en el desempate. Shapovalov perdió dos saques al encontrarse con la red en un intento de volea y luego lanzar un paralelo al pasillo (2-3). Pero a Sonego le pudieron las prisas y del 5-2 pasó al 5-7, con errores inoportunos como dos bolas largas y una doble falta. El canadiense olió el miedo y lo aprovechó.

Con 2-1 para Sonego en el tercer set, Shapovalov pidió asistencia médica y fue atendido de problemas en la zona derecha de la espalda. No los acusó en el siguiente juego, que ganó con un recital de saques y ganadores.

En su parque de atracciones particular, el zurdo nacido en Tel Aviv y el diestro de Turín alcanzaron uno de los momentos de mayor locura en el séptimo juego del tercero, con una retahíla de bolas magistrales y errores de aficionado que condujeron al primero a disponer de tres bolas de rotura y al segundo a salvarlas al límite para mantener su servicio.

Con 5-4, Shapovalov sacó para empatar el set y lo que hizo es perderlo, poniendo la firma al final de su actuación con una doble falta.

Después, Auger-Aliassime empató para Canadá la eliminatoria al vencer con solvencia, 6-3 y 6-4, a Lorenzo Musetti, otro de los jugadores llamados a ser protagonista de las próximas temporadas pero que este sábado en Málaga no tomó la iniciativa en el marcador en ningún momento.

Auger-Aliassime es el jugador con mejor ránking, sexto, de cuantos se clasificaron para la final a ocho de Málaga. Ha estirado hasta la Davis su excelente final de temporada: tres títulos en octubre, semifinales en el Masters 1.000 de París y clasificado para las finales ATP, donde ganó un partido a Rafael Nadal.

Ni un punto de rotura concedió Auger-Aliassime en todo el partido a su rival, que en algún momento abrió los brazos y miró a su banco, preguntando qué podía hacer.

El canadiense, sereno y seguro durante todo el compromiso, se apoyó en su servicio (12 puntos directos y un 91 % de efectividad con el primero) para mantener presionado a Musetti, que solo encontró consuelo en su magnífico revés, el único golpe que le dio réditos.

Con dos roturas, para 4-2 y 5-4, Auger-Aliassime tuvo munición suficiente para hacerse con el partido y poner el empate en la eliminatoria.

Después entraron en acción los capitanes con su cambio de cartas para los dobles. A Canadá le salió mejor y por segunda vez en su historia optará a ganar la competición centenaria por equipos (13.00 CET).

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.