Los expertos mapearon los genomas de esos dos cultivos y buscaron genes relacionados con el rendimiento del grano.

Un grupo de científicos afiliados a una serie de instituciones de China y a una de Alemania ha descubierto la manera de mejorar el rendimiento de los cultivos de maíz y de arroz, según un artículo publicado el pasado viernes en la revista Science.

Los expertos mapearon los genomas de esos dos cultivos y luego buscaron en sus genomas genes relacionados con el rendimiento del grano, encontrando 490 pares que parecían tener funciones similares en ambas plantas.

¿Qué dicen los resultados?

Avanza con éxito el plan de China para alimentar a 80 millones de personas con su "arroz de agua salada"

Avanza con éxito el plan de China para alimentar a 80 millones de personas con su “arroz de agua salada”

Posteriormente, redujeron los genes a solo dos, uno del maíz y otro del arroz, y descubrieron que ambos producían un tipo de proteína que regulaba la cantidad de granos que podría producir una planta determinada.

A continuación, los investigadores utilizaron la técnica de edición genética CRISPR (siglas en inglés de repeticiones palindrómicas cortas, agrupadas y regularmente interespaciadas) para desactivar esos dos genes y plantaron cultivos de prueba usando las semillas con los genes editados, con el objeto de medir el rendimiento promedio.

Al observar los resultados, los autores del estudio se percataron de que las plantas con genes modificados producían más granos por planta que los grupos de control, con aumentos de rendimiento del 10 % en el caso del maíz y del 8 % en el del arroz.

Crear nuevas especies

Crean un mapa que reubicará las tierras de cultivo y retrocederá el reloj veinte años en emisiones de carbono

Crean un mapa que reubicará las tierras de cultivo y retrocederá el reloj veinte años en emisiones de carbono

También estudiaron las plantas genéticamente modificadas para ver si podían detectar otros cambios, específicamente aquellos que pudieran tener un impacto negativo en el crecimiento de las plantas, y no hallaron ninguno.

Por todo ello, los científicos sostienen que su técnica proporciona “un enfoque razonable” para aumentar el rendimiento de los cultivos, al tiempo que señalan que las plantas modificadas podrían mezclarse con variedades silvestres para crear nuevas especies que podrían ser más resistentes al cambio climático.

En los últimos años, y a medida que el planeta continúa calentándose, la comunidad científica se muestra cada vez más preocupada ante la posibilidad de que no se puedan cultivar suficientes alimentos para dar de comer a una población mundial en constante crecimiento, por lo que busca nuevas formas de aumento el rendimiento de los cultivos.

Autor

Comparte la Noticia: