De acuerdo con los medios locales, los crímenes fueron cometidos durante 30 años por miembros de la Fraternidad Misionera de Cristo Joven, siendo sus víctimas niñas y chicas de entre 12 y 20 años.

Un sacerdote de 90 años y tres monjas de entre 70 y 75 fueron condenados este viernes a penas de entre 12 y 17 años de cárcel tras ser declarados culpables de mantener esclavizadas a novicias en un convento de Vila Nova de Famalicão, en el norte de Portugal, recogen medios locales.

Un tribunal de la ciudad portuguesa de Guimarães determinó que tanto el padre Joaquim Milheiro como las monjas Maria Arminda Costa, Maria Isabel Silva y Joaquina Carvalho eran culpables de haber cometido delitos de esclavitud, incluyendo esclavitud laboral, en agravio de nueve jóvenes que en ese entonces tenían entre 12 a 20 años de edad. De acuerdo con los medios locales, los crímenes se prolongaron durante 30 años.

Sentencian a más de 20 años de prisión a un sacerdote católico por agredir sexualmente a un adolescente

Sentencian a más de 20 años de prisión a un sacerdote católico por agredir sexualmente a un adolescente

Milheiro recibió una condena de 15 años de prisión, mientras que Costa, Silva y Carvalho fueron sentenciadas a 17, 14 y 12 años, respectivamente. Al momento de leer el veredicto, Paula Sá, presidenta del panel de jueces, comentó que “el Tribunal probó esencialmente los hechos contenidos en la acusación” que presentó el Ministerio Público en contra de los inculpados.

Por su parte, uno de los jueces del Tribunal manifestó que la situación fue un “ambiente de terror y miedo”, afirmando que los condenados perpetraron “agresiones bárbaras”, además de “esclavitud y crímenes atroces cometidos por quien dice representar a Dios en la Tierra”.

Asimismo, mencionó que esas acciones provocaron la “explotación y deshumanización de las víctimas”, las cuales no recibieron “ningún tipo de compensación”, lo que permitió a la institución eclesiástica, conocida como Fraternidad Misionera de Cristo Joven, aumentar su riqueza al “ahorrar en costos” de mano de obra.  

“Una de las víctimas se suicidó, otras pensaron en el suicidio, hubo adolescencias arruinadas y dificultad para recomenzar sus vidas”, detalló uno de los jueces.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.