El ideal de la Terapia de Pareja sería reconstruir las relaciones, pero no siempre eso ocurre. Hay relaciones que acumulan pautas de maltrato psicológico y físico, donde uno de los miembros decide terminarla porque hay peligro para la vida o niveles de abuso insoportables.

En la Terapia se ven las relaciones de pareja en diferentes estados evolutivos y con distintas crisis.

El cónyuge indiferente: es un cónyuge que comete faltas reiteradas y no escucha los reclamos de la otra persona. Pueden ser reclamos de años. No ve el dolor del otro y continúa su conducta destructiva de la relación inmisericordemente.

Relación con una o varias disfunciones sexuales: en algunas relaciones un miembro puede tener deseo sexual disminuido, eyaculación precoz, disfunción eréctil o anorgasmia en la mujer.

Relaciones con triángulos 

La infidelidad es una causa común de consulta. En algunos casos el infiel se retira totalmente, pero se dan situaciones de perdón de quien recibe la ofensa, pero puede persistir la conducta infiel en la otra persona.

Comunicación disfuncional

En algunas parejas hay discusiones frecuentes, con comunicación hiriente e irrespetuosa. Puede haber comunicación culpógena y no congruente.

Violencia psicológica y física

Puede uno de ambos ejercer maltrato psicológico y físico. En estos casos la violencia puede provocar generalmente, en la mujer, indefensión aprendida con permanencia de una relación abusiva difícil de terminar y que pone en riesgo la vida de la mujer, aún después de la separación

Conflictos por creencias

En ocasiones, las diferentes ideas religiosas, políticas y de otro tipo, invaden la relación de pareja creando conflictos.

Conflictos por la familia de origen

Puede uno de los cónyuges ser muy leal a la familia de origen o tener pautas negativas como el alcoholismo, adicciones, irrespeto a la familia del cónyuge, etc.

Los conflictos son variados. Sin embargo, cuando hay voluntad de cambio la Terapia de Pareja puede ser muy útil.

La Terapia es un proceso en el que se van realizando cambios en ambos cónyuges y se van dejando soluciones intentadas que no han resuelto el problema de pareja. Se puede identificar situaciones de corte individual de un cónyuge que afecta la relación de pareja como ansiedad, depresión, celos, fobias, adicción o disfunción sexual: lo cual requiere adicionalmente terapia individual.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.