Pablo Claudio 1856-1899

Aunque nació en Azua, la ciudad que vio crecer fue  Santo Domingo, concretamente la barriada de San Antón.

En aquel entonces la capital  dominicana estaba rodeada de murallas y en los barrios, San Antón entre ellos, las personas de piel negra, como era Pablo Claudio, confrontaban dificultades en su desenvolvimiento como entes humanos.

Este singular artista tenía como principal diadema su genio musical, puesto de manifiesto en las muy bien logradas composiciones de danzas, ritmo delicado y bello que el país tuvo como elevado exponente al puertorriqueño Juan Morel Santos.

Hizo presencia en múltiples escenarios del territorio nacional y luego viajó por diferentes áreas geográficas de América, lo que fue aprovechado por este fino cultivador del arte musical para ampliar sus habilidades y destrezas en el leitmotiv de su vida: La música de alto nivel.

Como compositor alcanzó notable superioridad  por encima de sus colegas dominicanos y al decir de muchos versados en la materia todavía nadie lo ha superado. Es el autor de la ópera AMERICA, cuyos dos  primeros actos fueron conocidos, no así el tercero, terminado poco antes de la muerte de su autor, acaecida en la ciudad de Santo Domingo.

De su fecunda inspiración fueron también la ópera María de Cuellar y más de un centenar de obras musicales.

Era tal su talento que en medio de las tocatas componía piezas bailables.

Cabe resaltar la cualidad de este apasionado del arte musical como ejecutante de varios instrumentos, aunque el bombardino fuera el de su predilección.

Músicos que sobrevivieron a Pablo Claudio tuvieron para él múltiples elogios y calurosas admiraciones; aunque no faltaron personas que lanzaran al aire cuestionamientos  acerca de la autenticidad y algunas de las obras del inspirado músico.

Ojala que los científicos de la Sociología se animen a llevar claridad a eso último, con la debida objetividad, teniendo en cuenta que para las clases altas de entonces, una persona de tez oscura  la producción operística ¿no estaría fuera del centro propio de estas clases?

Sin ningún tipo de prejuicio se puede afirmar que Pablo Claudio engalana la historia musical de la Republica Dominicana.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.