El más reciente de todos ocurrió el 16 de mayo del 2018 con el doctor Samuel Mejía, quien laborara en el hospital Taiwán 19 de marzo

Azua, RD.-El viernes 8 de febrero del 2008, fue encontrada descuartiza una mujer oriunda de Ansonia, la cual según familiares tenía entre 8 a 9 meses de embarazo, donde varias parte de su cuerpo fueron encontradas en distintos lugares, como es el caso de su cabeza, la cual fue hallada dentro de un saco y otras partes del cuerpo en bolsas plásticas.

Todo sucedió cuando la joven supuestamente salió de su residencia del sector Barrio Nuevo para el hospital.

Otro caso relevante que se ha quedado oscuro es el de la menor de 12 años, Ruth Esther Urbáez Rossó, quien supuestamente salió de casa de su abuela hacia la residencia de su madre en la calle respaldo Oscar García, sector La Bombita, pero nunca llegó y todavía es la fecha que los familiares no tienen una respuesta de lo que le aconteció a su pariente, a pesar de haber realizado hasta una marcha.

Pero el más reciente de todos ocurrió el 16 de mayo del 2018 con el doctor Samuel Mejía, quien laborara en el hospital Taiwán y al salir de su servicio se dirigió hacia su residencia en la ciudad capital, acompañado de su compañera de trabajo. Fue entonces cuando según versiones, en las inmediaciones de Estebanía y Las Charcas, su vehículo fue impactado por otro que supuestamente salía de un garaje, provocando la muerte del galeno.

 Pero tampoco a este caso las autoridades no le han dado una respuesta a los familiares de la víctima, y recientemente tanto médicos compañeros de trabajo del profesional de la medicina como sus familiares, protestaron frente al palacio de justicia de la ciudad de Azua, en procura de que ese caso sea sacado de la gaveta en donde ha sido guardado y que se lleve a cabo el apresamiento de quien, mediante un atropello vehicular, le quitó la vida al doctor.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.