La Corte Suprema de Justicia de Honduras definirá si acepta o no el recurso de apelación presentado para no extraditar al exgobernante.

El expresidente de Honduras Juan Orlando Hernández aseguró este lunes, a través de una carta, que es “inocente” de los cargos por los que se le imputa en EE.UU., entre ellos, narcotráfico y uso o portación de armas de fuego.

Está previsto que este lunes, la Corte Suprema de Justicia de Honduras defina si acepta o no el recurso de apelación presentado por la defensa del exgobernante, después de que el pasado 17 de marzo un juez aprobase su extradición.

En la misiva, escrita a mano, y que ha publicado en Twitter su esposa, Ana García, el exmandatario dice ser “víctima de una venganza y una conspiración” por parte de los cárteles para que “ningún gobierno vuelve a hacerles frente”.

“Parte de esta conspiración ha sido una campaña de odio y desinformación. Pero es evidente las contradicciones de los delincuentes”, asegura. 

Desde que fue arrestado el pasado 15 de febrero, Hernández se encuentra en detención preventiva en el Comando de Operaciones Especiales (Fuerte Cobra), ubicado en la colonia 21 de Octubre de Tegucigalpa, la capital hondureña.

“Es muy doloroso lo que estoy viviendo. Es muy duro estar separado de mi familia, mis seres queridos, privado de tantas cosas”, destaca. 

“Muerto en vida”

Hernández afirma que la posibilidad de enfrentarse a cargos por tres cadenas perpetuas podría llegar a convertirle en “un muerto en vida”.

El expresidente Hondureño Juan Orlando Hernández presentará la apelación a su extradición a EE.UU.

El expresidente Hondureño Juan Orlando Hernández presentará la apelación a su extradición a EE.UU.

“Vean un ejemplo: mi abuela Chayo murió al inicio de mi detención. No solo no pude asistir a su sepelio, tampoco pude llamar a mi madre Elvira, a mis tíos, para decirles que al igual que ellos sentía un profundo dolor por la muerte de su mamá, mi abuela Rosario”, asevera.

Y concluye: “Soy inocente, confío en la Justicia y en la misericordia de dios”.

El Gobierno estadounidense le acusa de tres presuntos delitos: conspiración para importar una sustancia controlada a EE.UU. desde un lugar fuera del mismo, que incluye la fabricación, posesión y distribución de la droga; uso y porte de armas de fuego o ayudar e instigar a su uso, como ametralladoras y dispositivos destructivos, en apoyo para el tráfico de los narcóticos; así como otro más relacionado con el porte de armamento.

Autor

Comparte la Noticia: