El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, aseguró que en “24 horas” se definirá qué productos de una canasta de alimentos retrocederán sus precios al valor que tenían a principios de marzo.

El gobierno de Argentina comenzó a definir las medidas que adoptará para iniciar una “guerra contra la inflación”, anunciada el pasado viernes por el presidente Alberto Fernández. 

El secretario de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, indicó este lunes que se creará un fideicomiso para subsidiar a los productores el precio de la harina de trigo, luego de la suba internacional que tuvo tras el conflicto entre Rusia y Ucrania. Este fondo permitirá retrotraer a valores de febrero los precios de fideos, pan y harina, tres productos de consumo masivo que duplicaron sus precios en los últimos días. 

En una rueda de prensa, Kulfas explicó que mantuvo reuniones con representantes del sector empresario, con los que tuvo “algunos momentos de tensión porque había una suerte de negación” sobre aumentos “especulativos” en los últimos días.

EN VIVO | Conferencia de prensa del ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas https://t.co/6VRjzzrZEb— Casa Rosada (@CasaRosada) March 21, 2022

A razón de ello, el funcionario ha dado un plazo de 24 horas para que la industria, el comercio y los intermediarios, den explicaciones sobre los incrementos de precios que se hayan adoptado de manera injustificada. En caso de no haber motivos, deberán ser retrotraídos a los que tenían entre el 8 y el 10 de marzo. Esto se aplicará a los productos de consumo masivo que se encuentran dentro del programa Precios Cuidados, que implementa la Secretaria de Comercio Interior para marcar valores de referencia. 

A su vez, Kulfas informó que se lanzará una “línea de créditos por 8.000 millones de pesos (unos 72.748.128 dólares) a tasa subsidiada para la industria molinera”, con el objetivo de que los molinos aceleren la compra de trigo para producir harina, pero eviten “un traslado masivo de precios a la mesa de los argentinos”.

El fideicomiso se financiará con la suba de dos puntos porcentuales de retenciones (impuestos) que se aplican sobre las exportaciones de harina y aceite de soja, una medida que fue anunciada el pasado sábado por el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez.

La alta inflación es uno de los principales problemas económicos en el país, se arrastra desde 2006 y afecta principalmente a los sectores más pobres. A pesar de una serie de medidas de control, el Gobierno actual no logra contenerla. El pasado mes de febrero, superó el 52,3 % interanual. 

Autor

Comparte la Noticia: