La sensible caída del número diario de nuevos casos confirmados se deben al efecto de los tres días no laborables precedentes, que ocasionan retrasos en las notificaciones, y a la nueva manera de contabilizar los casos de la región de Madrid.

Este miércoles España ha registrado 354 nuevos contagios, 164 fallecimientos y 2.441 pacientes curados de coronavirus en las últimas 24 horas. Si bien el número de muertes está en la línea de las jornadas anteriores (se han registrado los mismos decesos que este domingo), el descenso de los nuevos casos confirmados por PCR es muy acusado.

Uno de los motivos de esta bajada tan sensible es que la Comunidad de Madrid, la más afectada por la epidemia de todo el país, ha cambiado su manera de contabilizar los casos. De modo que ha pasado de alrededor de 1.000 nuevos contagios diarios la semana pasada, a tan solo 1 en el día de hoy. La razón es que desde hace tres jornadas, la región de Madrid consolida diariamente la serie de casos, asignando a los casos nuevos notificados la fecha en la que se toma la muestra o se emite el resultado. Así, aunque este miércoles contabiliza tan solo un nuevo positivo, en el cómputo total, con respecto a la jornada de ayer hay 190 nuevos casos.

Otra de las causas es que las tres últimas jornadas no han sido laborables en el país, por lo que puede haber cierto retraso en las notificaciones de casos, como sucede habitualmente tras un fin de semana, por lo que es previsible un repunte de las cifras de positivos según avance la semana.

Comienza la desescalada

Este miércoles comienza en España la denominada como Fase 0, la primera de las cuatro fases en las que las autoridades del país han dividido la desescalada de las medidas restrictivas puestas en marcha para frenar la propagación de la epidemia de coronavirus.

Así, a partir de hoy se reanuda la actividad en algunos comercios y servicios profesionales con requisitos de protección, higiene y aforo. Una de las nuevas medidas es la obligatoriedad del uso de mascarillas higiénicas en el transporte público.

La situación actual se caracteriza por el establecimiento de medidas de alivio comunes para todo el país, después de que se haya conseguido doblegar la curva de contagios. Se permite la movilidad fuera del domicilio, fundamentalmente en el ámbito privado, así como actividades con un riesgo de contagio muy bajo o nulo, como puede ser la actividad deportiva individual sin contacto y los paseos, la atención de huertos familiares, o la apertura de algunas actividades económicas con control de aforo y medidas excepcionales de higiene.

Además, durante esta fase se podrán adoptar medidas que afecten exclusivamente a determinados territorios. En concreto, las autoridades sanitarias contemplan en este sentido a algunas islas sin movilidad exterior y con tasas de contagio prácticamente nulas. Así, en Formentera, en las Islas Baleares, y en La Gomera, La Graciosa y El Hierro, en las Islas Canarias comenzarán este lunes en la fase 1.

¿Qué se permite en la fase 1?

Las 4 islas que inician la desescalada directamente en la fase 1, así como el resto de provincias que se sumen a este nivel el próximo día 11, tienen permitidas reuniones de hasta 10 personas dentro y fuera del domicilio, siempre respetando la distancia de seguridad de dos metros y las medidas de higiene como el lavado de manos.

Los residentes en un mismo domicilio podrán desplazarse en un mismo vehículo y a los velatorios podrán asistir hasta un máximo de 15 personas al aire libre o 10 en espacios cerrados, en lugar de los tres allegados permitidos hasta ahora.

Las terrazas de los negocios de restauración podrán abrir con un 50 % del aforo, eliminando los utensilios de uso común (como cartas de menú o servilleteros) y desinfectando las mesas y sillas entre el uso por un grupo de clientes y otro. Por su parte, las tiendas de menos de 400 metros cuadrados podrán abrir sin cita previa con un 30 % de su aforo, desinfectando el local dos veces al día.

¿Cuándo puede pasar un territorio de una fase a otra?

El presidente español, Pedro Sánchez, ya avanzó que la desescalada sería asimétrica. Es decir, los distintos territorios avanzarán de una fase a otra según vayan cumpliendo una serie de parámetros. Así, los requisitos serán los mismos, pero la velocidad a la que se avance puede ser diferente.

Así, no hay certeza de cuando un territorio podrá pasar de una fase a otra,  sino que su avance a las fases siguientes dependerá de cómo progrese la epidemia y las capacidades sanitarias de la zona, dentro de un marco de indicadores qué ha confeccionado el Ministerio de Sanidad.

En ese panel de indicadores integral se contemplan información epidemiológica y capacidades sanitarias, de movilidad, indicadores económico-sociales. La valoración de todos ellos determinarán la decisión de las autoridades sanitarias.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.