Expertos recomiendan el uso de tarjetas de crédito y apertura de cuentas de ahorro, pero con moderación.

 Santo Domingo, RD.-Hay diversas razones para comenzar a crear un historial de crédito que se convierte, a su vez, en un recurso para cumplir objetivos como obtener financiamiento para un vehículo, emprender, adquirir una vivienda y hasta para contar con más liquidez.

Tener un buen historial de crédito es sinónimo de facilidades para préstamos bancarios en entidades financieras. Además, es la carta de presentación que indica la solvencia y la capacidad de pago en cualquier producto. Asimismo, inspira confianza, lo que le abre las puertas hasta para ser elegible en una solicitud de empleo.

¿Cómo iniciar? Para la experta en finanzas personales, Cibeles Jiménez, el primer paso es contratar productos financieros y servicios según el perfil financiero, es decir, acorde a los ingresos mensuales y la educación financiera.

Explica que el uso de una tarjeta de crédito en montos bajos (RD$3,000 a RD$5,000) para pagar el servicio telefónico o para gastos fijos es recomendable, porque se demuestra el carácter y responsabilidad ante compromisos financieros.

Mientras que para la asesora Dileiny Concepción, la apertura de una cuenta de ahorro servirá para demostrar que usted está bancarizado y cuenta con niveles adecuados de solvencia.

Las entidades de intermediación financiera como bancos múltiples y asociaciones de ahorros y préstamos ofrecen a sus potenciales clientes abrir una cuenta de ahorro con un monto mínimo de entre RD$500 y RD$1,000. Pero debe considerar el movimiento constante en su cuenta y un balance mínimo para no pagar penalidades.

“Las asociaciones de ahorros y préstamos manejan mejores tasas para préstamos y ahorros, mientras que los bancos múltiples tienen mejores beneficios en productos como tarjetas de crédito”, expresó Concepción.

Las especialistas concuerdan en que, con el paso del tiempo, se deben ir adquiriendo responsabilidades como servicios pospago, ya que se estará creando una constancia de que el usuario es responsable con los compromisos de pago.

Recomendaciones

Juan Pérez tuvo ingresos por RD$5,000 el mes pasado. De ese monto, sacó una parte para comprar algunos artículos que necesitaba y los pagó en efectivo.

Sin embargo, pudo abrir una cuenta de ahorro, recibir una tarjeta de débito y pagar de forma electrónica. De esa forma, ya está registrado como bancarizado y, dependiendo de la forma moderada en que se maneje con sus gastos, irá obteniendo la posibilidad de una tarjeta de crédito, así como de la oferta de algún préstamo o financiamiento de otro artículo que decida adquirir a plazo.

El buen manejo de sus finanzas, a través de la bancarización, le irá acumulando puntos en las sociedades de información crediticia o burós de crédito, lo cual implica un historial positivo.

Desde que el saliente estudiante universitario entre al mundo laboral, sus responsabilidades inician, además comienza a escuchar sobre la necesidad de crear un historial crediticio. Antes de dar el paso, las expertas recomiendan:

Respetar los límites asignados y fechas de pagos: esto contribuirá a que el banco no aplique cargos por mora y no se afecte su historial crediticio.

Educación financiera: es conocer la capacidad para administrar los ingresos fijos, pagar los compromisos financieros y apartar entre el 10% al 30% para ahorros.

Más temprano que tarde: para una entidad financiera no es lo mismo una experiencia crediticia de dos años que de mediano o largo plazo.

Evite las deudas por encima de su capacidad de pago: las deudas pequeñas o grandes ambas dañan su historial si no puede saldarlas.

Consumo: hasta el 35% del límite de la tarjeta de crédito, para evitar sobregiros y deudas que no pueda saldar.

Comparte la Noticia:

Por El Dinero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.