El periodista, que niega las acusaciones en su contra, empezó a sentirse mal este sábado y ha sido trasladado a un centro médico. 

El periodista Iván Golunov, detenido este 6 de junio por la Policía de Moscú por presuntos cargos de narcotráfico, ha sido llevado a un hospital en una ambulancia para practicarle una revisión médica.

Este sábado, el corresponsal del departamento de investigación del portal ruso Meduza empezó a sentirse mal. Después de examinarlo, los médicos de la ambulancia que acudió a la comisaría donde se encontraba Golunov “decidieron enviar al detenido a un centro médico para someterlo a una revisión”, informó el servicio de prensa del departamento moscovita del Ministerio del Interior ruso.

Los agentes detuvieron al reportero, de 36 años, en el centro de la capital rusa cuando este se dirigía a un encuentro de trabajo. En la mochila se le encontraron varios paquetes que conteníanuna sustancia ilegal. La Policía informó en una declaración que también se encontraron sustancias ilegales en su apartamento.

Golunov asegura que los cargos son un montaje y que las drogas halladas fueron colocadas a propósito en su apartamento y en la mochila. Además, denuncia una serie de violaciones procesales durante su arresto e interrogatorio.

El sindicato de periodistas y medios de comunicación de Rusia se pronunciaron en una carta abierta contra la persecución de periodistas y expresó su indignación por la detención de Golunov. 

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.