“Cuando mataron a Marisela Escobedo acá, fue pacíficamente”, fue la respuesta de la trabajadora, en referencia a la enfermera asesinada en 2010 frente al Palacio de Gobierno.

Este lunes, la gobernadora del estado mexicano de Chihuahua, Maru Campos, fue cuestionada por una joven, que participaba de una cuadrilla de limpieza frente al Palacio de Gobierno, para quitar las pintas que quedaron de las manifestaciones del pasado 8 de marzo, por el Día Internacional de la Mujer.

Al arribar a la sede gubernamental, la funcionaria se encontró con los jóvenes que estaban limpiando las pintas, se acercó a ellos y dialogó con algunos, criticando lo sucedido. “Está bien que se protesten, pero no así”, dijo Campos ante una pareja que formaba parte de la cuadrilla de limpieza. El chico la secunda y señala: “Pues sí, ¿qué culpa tiene el Palacio?”.

Sin embargo, la joven que estaba junto a ellos consultó: “¿Usted cómo propone que protesten?”, y la respuesta de la gobernadora fue que pueden hacerlo pero sin dejar “este tiradero”.

“¿Pacíficamente?”, preguntó la joven. Y la gobernadora asintió: “Pacíficamente”.

“Pues sí, pero pues, cuando mataron a Marisela Escobedo acá, fue pacíficamente y no hicieron nada“, fue la respuesta de la joven.

Escobedo fue una enfermera y activista asesinada el 16 de diciembre de 2010 frente al Palacio de Gobierno de Chihuahua, donde mantenía un plantón para exigir justicia por el feminicidio de su hija, Rubí Marisol Frayre Escobedo, menor de edad. 

Autor

Comparte la Noticia: