El Consejo Nacional de Justicia investiga la conducta de la magistrada, quien durante una audiencia presionó a la menor para que continuase con la gestación.

El Ministerio Público de Brasil informó este jueves que se realizó la interrupción del embarazo a la niña de 11 años, a quien una jueza le impidió abortar después de haber sido violada. 

En una nota, el ministerio lamenta “la triste situación vivida y reafirma su compromiso de garantizar el efectivo respeto a los derechos fundamentales consagrados en la Constitución”.

Embarazada de 22 semanas, la niña llegó en mayo junto a su madre a un hospital en Florianópolis, estado de Santa Catarina, para someterse a una intervención. 

Según la ley brasileña, el aborto está permitido en casos de violación, cuando está en riesgo la vida de la madre o cuando el feto presenta anencefalia.

Una de las médicas que analizó el caso explicó a The Intercept Brasil que la niña corría riesgo de ruptura uterina, anemia, eclampsia y secuelas irreversibles. También consideró que había pocas posibilidades de que el feto sobreviviese.

"Niña no es madre": indignación en Brasil después de que una jueza le prohibiese el aborto a una menor de 10 años víctima de violación

“Niña no es madre”: indignación en Brasil después de que una jueza le prohibiese el aborto a una menor de 10 años víctima de violación

Sin embargo, la magistrada Joana Ribeiro no solo impidió la intervención, sino que mandó a la menor a una casa de acogida ante la sospecha de que la violación pudo producirse en el ámbito familiar y por el riesgo, según la jueza, “de que la madre efectuase algún procedimiento para provocar la muerte del bebé”. 

“¿No aguantaría un poquito más?” 

The Intercept Brasil publicó unos videos de la audiencia –con los rostros y las voces alteradas para preservar la identidad de la niña– en el que se escucha a la jueza presionándola insistentemente para convencerla de que no abortase. 

Con frases como “¿No aguantarías un poquito más?” o “¿Crees que el padre [en referencia al violador] del bebé estaría de acuerdo en entregarlo en adopción?”, la magistrada intentaba persuadir a la menor de no interrumpir la gestación.

El Consejo Nacional de Justicia investiga la conducta de la magistrada. El caso provocó una ola de indignación y volvió a poner sobre la mesa el problema de las violaciones a menores en este país. 

Según un informe del Foro Brasileño de Seguridad Pública en colaboración con Unicef, que recoge G1, cerca de 100 niñas y adolescentes de hasta 14 años son violadas cada día en Brasil. Entre 2017 y 2020 se registraron 179.277 casos de violación contra víctimas de hasta 19 años, una media de 45.000 casos por año.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.