Los detenidos “integran una estructura criminal dedicada a la explotación laboral de inmigrantes”, según las autoridades.

La Policía Judicial de Portugal detuvo a 35 individuos sospechosos de estar involucrados en una red criminal de tráfico de personas que traía ilegalmente a inmigrantes para que realicen trabajos agrícolas en el sur del país.

Los arrestos se produjeron en el marco de una operación masiva que movilizó a unos 400 agentes en la región del Alentejo, en la que se llevaron a cabo un total de 65 allanamientos, informaron este miércoles las autoridades.Arrestan en Milán a 49 personas vinculadas con la mafia ‘Ndrangheta

Entre los detenidos se encuentran ciudadanos portugueses y extranjeros, de entre 22 y 58 años, “fuertemente imputados por delitos de asociación delictiva, tráfico de personas, lavado de dinero, falsificación de documentos, entre otros”, informó la Policía en un comunicado citado por medios locales.

“Los sospechosos integran una estructura criminal dedicada a la explotación laboral de inmigrantes, en su mayoría, captados en sus países de origen, tales como Rumanía, Moldavia, India, Senegal, Pakistán, Marruecos, Argelia, entre otros, para trabajar en instalaciones agrícolas”, detalla el documento.

Los fiscales públicos confirmaron los allanamientos, pero no proporcionaron más detalles ya que la investigación se encuentra bajo secreto judicial. Sin embargo, una fuente policial afirmó que dichas instalaciones agrícolas están situadas en las localidades del Bajo Alentejo de Beja, Cuba y Ferreira.

La operación, que inició el año pasado, se centró en la captura de esta red delictiva de trabajadores extranjeros traídos a Portugal con la promesa de empleo y vivienda. Sin embargo, una vez que empiezan a laborar, sus documentos de identidad son confiscados y sus salarios retenidos bajo la amenaza de violencia física y trabajos forzados.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.