Según informaron las autoridades, los agentes fueron retenidos por comunidades indígenas y se encuentran en buen estado de salud.

Las autoridades de Ecuador han confirmado que los 18 policías desaparecidos la noche del martes durante las protestas en la ciudad de Puyo, capital de la provincia de Pastaza, en el centro del país, han sido localizados y se encuentran en buen estado de salud.

El comandante general de la Policía ecuatoriana, Fausto Salinas, reseñó en un primer momento en rueda de prensa que todos estaban “a buen recaudo, a excepción de dos, que se encontrarían en poder de las comunidades indígenas”.

Poco después, Salinas detalló a través de su cuenta de Twitter que esos dos últimos agentes ya habían sido liberados: “Mediante negociaciones con las comunidades indígenas de Pastaza, hemos logrado satisfactoriamente que se entreguen en buenas condiciones de salud a nuestros dos compañeros policías en el Puyo”, afirmaba.

Además, en la misma comparecencia pública, señaló que durante las protestas que recorren el país desde hace diez días, 114 agentes han resultado heridos, mientras que varias patrulleras y motocicletas resultaron destruidas en los disturbios. 

Las protestas

El lunes 13 de junio dio comienzo en Ecuador un paro nacional indefinido convocado por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), al que se han sumado numerosos colectivos sociales y la ciudadanía en general.

Los diez días de protestas indígenas que han estremecido a Ecuador en 5 puntos clave

Los diez días de protestas indígenas que han estremecido a Ecuador en 5 puntos clave

Durante estas jornadas de protesta contra el Gobierno de Guillermo Lasso se han sucedido manifestaciones, marchas, concentraciones, bloqueos de vías de comunicación y también numerosos disturbios. Hasta la fecha, se reportan tres fallecidos y al menos 80 personas detenidas.

El paro nacional inició después de un año de un infructuoso diálogo con el Gobierno en el que se han puesto sobre la mesa varias peticiones, entre ellas la reducción y congelación del precio de los combustibles, la renegociación de las deudas de las familias, precios justos y mejoras en empleo, salud y educación. 

Diversas organizaciones defensoras de derechos humanos han denunciado que durante las protestas se ha registrado un uso excesivo de la fuerza, así como detenciones arbitrarias, entre otros abusos de las fuerzas de orden público.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.