Jhangeily Durán

Santo Domingo, RD.-El show del cantante mexicano Marco Antonio Solís en Santo Domingo fue azuzado por la nostalgia de sus románticas letras, un Palacio de los Deportes a casa llena y un viaje directo a la época de sus más grandes éxitos musicales. 

La noche de este viernes, el intérprete de “Mi eterno amor secreto” presentó un concierto que reflejó que pese al pasar de los años, sus canciones siguen conmoviendo a sus fanáticos por la identificación con sus letras de amor y desamor.

Al filo de las 9:15 p.m. el ambiente en el Palacio de los Deportes se tornó arropado de emoción cuando antes de subir a tarima el también apodado “Buki” iban buscando posición sus siete músicos.

A las 9:21 p.m. salió el considerado uno de los embajadores de la música latina en el mundo. Con su melena suelta y una chaqueta de flores arrancó el espectáculo con el tema “No puedo olvidarla”, una de sus tantas populares canciones, que pese a tener más de 10 años desde su lanzamiento, de inmediato el público dominicano la coreó hasta el último segundo, como hizo con casi todas las elegidas.

Dos canciones después, el cantante de 62 años de edad le ofreció a los presentes su mejor sonrisa y dijo: “Buenas noches República Dominicana”. La respuesta fue cálida, ya que más de uno gritó: – Marco te amo!, y fue ahí donde el mexicano comenzó a expresar el amor que siente por la tierra dominicana.

La República Dominicana es un país muy romántico, recuerdo la primera vez que vine aquí, quedé encantado con el recibimiento de ustedes, disfrútense esto porque es para ustedes”, dijo el exponente de balada.

Una vez concluyó esas palabras no habían sonado ni los primeros 15 segundos del siguiente tema cuando el público ya estaba gritando y grabando con sus celulares, producto de la emoción que causa el tema musical que tiene más de un millón de reproducciones.

Durante el concierto, se veían los rostros de un público contento ya que se colocó una pantalla gigante de led para que los espectadores no pierdan ningún detalle del concierto de “Poeta del amor”.

Luego de unas seis canciones interpretadas, el cantautor mexicano no detuvo el concierto, continuó con grandes éxitos musicales y la aceptación era tanta que su voz desvanecía entre los aplausos de los presentes.

Con él tiene romántico que lo caracteriza cantó temas como: “Mi eterno amor secreto”, “Que ganas de verte”, “Donde estará mi primavera”, “Cuando te acuerdes de mi” y “Se veía venir”.

Eran las 11:40 p.m. y el intérprete musical comenzó a despedirse. Con otra ropa puesta, confirmada por un traje negro y gris cantó su última canción de la noche: “Más que tú amigo”, y sin pedirlo provocó que todos se levante de sus asientos y con ojos cerrados y manos en el pecho, el público comenzó a corear la canción.

Sepa más. El espectáculo fue abierto por su hija Mar Solis, quien también se dedica al canto de la balada pop, pero con un toque urbano.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.