Existen muchos hombres que por un mal aprendizaje sexual, eyaculan muy rápido. No hay un tiempo estándar para definir la Eyaculación precoz, pero varios textos promedian entre 3 y cinco minutos el tiempo para eyacular. No es muy difícil que un hombre sobrepase los 10 o 15 minutos, y aún más tiempo, con cierto nivel de entrenamiento. 

Hay diversos tipos de eyaculadores precoces. Algunos eyaculan antes del minuto, otros al penetrar y sentir la humedad vaginal y los más graves lo hacen de solo observar a la pareja desnuda. Lamentablemente, la poca educación sexual y nuestras creencias erradas acerca del sexo hacen que muchos eyaculadores precoces no acudan a Terapia Sexual.

 La Eyaculación Precoz es una de las disfunciones sexuales que se resuelven con más facilidad en la consulta del sexólogo. Se logra con tareas de Terapia Sexual y no requiere medicación.  Pero muchos hombres no acuden a la consulta por vergüenza. El acompañamiento de la pareja es útil. Pero pueden acudir solos. Existen protocolos de tratamientos para hombres que acuden solos y son muy efectivos.

Los métodos que la gente utiliza para superar la Eyaculación Precoz normalmente no funcionan. El clásico contar ovejas, mientras tienen relaciones o pensar en algo que lo distraiga, no funciona y no es recomendable, porque no permite el disfrute de la relación  sexual.

La base teórica del tratamiento descansa en eliminar el mal aprendizaje sexual y erradicar el reflejo rápido que se ha creado y que provoca que el eyaculador  precoz no tenga control de su eyaculación. La descarga le llega sin su permiso y sin que él pueda controlarla.

Con la Terapia Sexual se logra un nuevo aprendizaje, el cual permite que el hombre tenga control sobre su reflejo eyaculatorio y que mejore su relación  de pareja, ya que la misma, se somete a mucha tensión psicológica cuando existe está disfunción  sexual.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.