¡¡Ten cuidado con tener un hijo especial!! Fueron las palabras de una de mis maestras de Terapia Familiar al revisar una tarea escrita donde tenía que hablar acerca de mi familia de origen y la nuclear. Tenía que describir pautas con cada uno de mis hijos. Esas palabras calaron hondo en mi entrenamiento y comencé a trabajarme para no tener hijos especiales.

Existe una predilección, a veces inconsciente y otras veces consciente, hacia un hijo o hija. Elegimos al primer hijo o hija porque es el mayor, podemos elegir al que se enferma más, el que presentó más problemas en el embarazo, a la más cariñosa; o como Jacob a su primer hijo, el que procreó con de Raquel, la mujer que más amaba.

Al elegir a José hubo rivalidad y celos en los diez hijos de Lea. Decidieron matarlo, luego lo vendieron como esclavo. Todo porque se notaba mucho que era especial para su padre, aunque probablemente Jacob creía que amaba igual a sus doce hijos, pero sus acciones decían otra cosa

Cuando exploro las alianzas de los padres casi todos contestan lo mismo. Los amo a todos igual. Cuando preguntamos al otro progenitor y a los hijos ellos perciben alguna predilección, y esa percepción es la realidad para ellos. El punto de interés es que descuidamos a esos hijos que no son los especiales, descuidamos los afectos y podemos brindarles a esos especiales más oportunidades.

Cuando nos hacemos un análisis crítico podemos empezar a cambiar y poner más atención a los otros hijos. Darle afectos personalizados, dedicarle tiempo y tratar de persona a persona a cada uno. La Terapia Familiar es necesaria para cambiar las alianzas. Podemos hacer que cada hijo se sienta especial.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.