AFP

Doha, Catar

El seleccionador portugués Fernando Santos decidió sentar en el banquillo a su estrella Cristiano Ronaldo y su sustituto, el joven Gonçalo Ramos, de 21 años, lideró el pase de los lusos a cuartos del Mundial, con un triplete en la goleada por 6-1 ante Suiza.

Tras esta sencilla victoria de Portugal, ahora espera en cuartos de final Marruecos, la gran sorpresa del Mundial, que tras eliminar a Bélgica en la primera fase, dejó fuera en octavos a España por penales (3-0 en la tanda, 0-0 tras prórroga).

Gonçalo Ramos, atacante del Benfica, con sus tres goles (17, 50, 67), no desdijo la decisión atrevida y arriesgada del técnico Fernando Santos. 

Los otros tres tantos los consiguieron el veterano defensor Pepe (33), con casi 40 años, Raphael Guerreiro (55) y Rafael Leao (90+2).

Portugal repetía las aproximaciones a la meta de Yann Sommer y en el minuto 17 llegó el primer tanto de Ramos.

Bernardo Silva centró desde el saque de banda a Joao Felix. El jugador del Atlético de Madrid cedió en el área a Gonçalo Ramos que casi sin ángulo, al más puro Cristiano Ronaldo, soltó un potente disparo para abrir el marcador.

Gol del veterano Pepe
El tanto de Ramos parecía un guiño a la llegada de una nueva generación tras la era acaparadora de Cristiano Ronaldo.

La estrella lusa no había recibido de buena gana su sustitución en el minuto 65 del tercer y último partido de los lusos en la primera fase contra Corea del Sur (derrota por 2-1) y Fernando Santos, que mostró su malestar después, lo relegó al banquillo. 

Y en una noche para los ‘usurpadores’ de Cristiano Ronaldo, llegó el segundo tanto, anotado por el central Pepe, que había heredado en este partido el brazalete de capitán de la leyenda portuguesa.

Pepe cabeceó a la red un córner botado por Bruno Fernandes, para colocar el 2-0 en el minuto 33.

Para redondear la usurpación de los terrenos pertenecientes a Cristiano Ronaldo, Pepe se convirtió a sus 39 años y 283 días, en el segundo goleador más veterano en la historia de los Mundiales, superando a su compañero de equipo.

Cristiano pasó a la tercera plaza de esta clasificación histórica, con 37 años y 295 días, tras su gol a Ghana en este Mundial en la primera fase.

Delante de los dos portugueses, el mítico camerunés Roger Milla, con 42 años y 39 días.

Portugal, tierra de conquistadores, lo era también en esta partido. El centro del campo era suyo. Y el sentido del desmarque del joven Gonçalo Ramos volvía loca a la defensa helvética.

Entrada de CR7
En la segunda mitad, imparable, Portugal se fue en el marcador con dos nuevos tantos.

Primero repitió Gonçalo Ramos (50), tras rematar desde cerca un centro desde la derecha de Diogo Dalot, y después logró el 4-0 el lateral Raphael Guerreiro, al culminar un contragolpe por la izquierda (55).

A Suiza le quedó el consuelo de marcar el gol del honor, por medio de Manuel Akanji (57), tras un saque de esquina.

Gonçalo Ramos culminaría su partido estelar con un nuevo tanto, tras un contragolpe, de nuevo con asistencia de Joao Felix (67).

Sin emoción en un partido que Portugal dominaba ampliamente en el marcador, al público solo le quedaba el aliciente de ver a Cristiano Ronaldo, y se puso a corear su nombre en varias ocasiones.

Y Fernando Santos escuchó sus deseos y el campo fue un clamor cuando lo vio calentar, para jugar el último cuarto de hora.

Una vez en el campo, un tiro libre favorable a Portugal al borde del área, generó gritos de felicidad del público, desando ver lucirse a Ronaldo.

Pero era el día exclusivo de Gonçalo Ramos. Y Cristiano Ronaldo estrelló el balón en la barrera.

Al mítico jugador portugués también se le anuló un gol por fuera de juego, para desazón de sus seguidores.  

El papel de cerrar la cuenta goleadora le correspondió a Rafael Leao en el descuento (90+2) con un disparo cruzado y alto.

Festival luso que da esperanzas a Portugal de luchar por su primer título mundial.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.