Fausto Jiménez

Santo Domingo, RD.-La ironía del destino no podía ser mayor. Rubén Vargas y Alejandro Balde marcaron con tinta indeleble al balompié dominicano tras convertirse en los primeros que toman participación de un partido del Mundial de Fútbol, dejando una estela histórica de matices mayúsculos.

El acontecimiento más relumbrante lo produjo Vargas (hijo de Humberto), quien con la selección de Suiza no sólo fue el primer jugador titular en un Mundial, sino que completó la enorme hazaña dominicana de dos participantes en un mismo torneo, luego que la sensación Balde lo hiciera como recambio en el primer partido de España.

Sendos quisqueyanos, nacidos allende los mares, dejaron atrás al hito anterior de Víctor Núñez, un nacido en República Dominicana que emigró a Costa Rica y en el Mundial de 2006 (Alemania) resultó en el pionero que integraba una plantilla (nunca tuvo participación en el campo).

¡Y vaya ironía! Fue precisamente contra los Ticos que se produjo el hito de Balde (hijo de Gleddy Martínez), tras saltar a la cancha en la zaga española, reemplazando al extremo Jordi Alba.

En tanto que Vargas, como ha sido costumbre desde su ascenso a la helvética, fue titular como extremo en ataque contra Camerún, uno de los más temidos rivales africanos.

Vargas, la manija
Rubén Vargas ratificó contra los Leones Indomables su gran capacidad para generar ataque, con una excelente actuación durante los 81 minutos que estuvo en la cancha.

El volante se mantuvo gravitando todo el partido, y en el minuto 65 casi amplía la ventaja suiza en un balón que recibió en el área chica, que remató de volea ante lo cual el guardameta camerunés tapó con espectacular maniobra.

Ya Vargas antes había repartido dos balones en tiros directos que a poco se convertían en goles por disparos apenas a escasos pasos de puerta de Nico Elvedi (m 40) y Manuel Ikanji (m 45).

Balde, un polivalente defensor que con apenas 19 años ya se labra la continuidad con el Barcelona, jugó por 26 minutos ante Costa Rica; mientras Vargas (24 años) discurre su cuarto curso con el Augsburg, en la Bundesliga alemana.

Balde hizo el equipo tras el impedimento de Jose Luis Gayá por lesión. Su anclaje en la tropa de azulgranas está entre los más blindados, con una cláusula de 500 millones de euros para salir del club.

El próximo cotejo la Furia Roja será el domingo en el partido más esperado del Mundial, contra Alemania. Mientras Suiza volverá a la cancha el lunes para otro partido muy esperado, cuando la helvética enfrente al gran candidato Brasil.

Si no ocurren sorpresas, tanto españoles como suizos deberían al menos tener boleto hasta instancias avanzadas.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.