Santo Domingo, RD.- Un total de cinco personas, entre ellas cuatro ingenieros dominicanos que se encuentran varados en El Salvador desde el pasado mes de marzo, claman a las autoridades dominicanas gestionen su retorno al país.

Abigail Matos, es una joven ingeniera civil de 27 años, que junto a los ingenieros José Rubio Cuevas, Claudio Ortiz, José Guerrero y un pastor cristiano de quien se desconoce su identidad, se encuentran varados en la nación centroamericana.

Matos, oriunda del municipio de Azua de Compostela, nos contó vía telefónica que llegó a ese país, el 6 de marzo pasado a realizar labores profesionales, teniendo como fecha de salida el 18 de marzo, pero desafortunadamente el presidente de la nación Nayib Bukele decretó el cierre de las fronteras y la prohibición de viajes internacionales por el Covid-19, quedando atrapada en ese territorio.

 Indica que fue de las primeras personas que realizó gestiones en la embajada dominicana en El Salvador, inscribiéndose en una lista de espera, en caso de realizarse un viaje humanitario para la República Dominicana.

La ingeniera dijo que, desde el cuerpo diplomático en El salvador, le pusieron en contacto con una diputada dominicana, quien le ayudaría desde aquí en la gestión de su regreso, a través de un viaje que se realizaría posteriormente. Sin embargo, la legisladora no volvió a escribirle, luego de haberle asegurado un cupo como pasajera dada una condición de salud que presenta.

“yo hable con ella y me pidió la copia de mi pasaporte y mis fotos por WhatsApp, y después me nunca me habló”, Manifestó.

La joven manifestó que sorpresivamente llegó una aeronave de una empresa que no identificó, y esta quedó fuera de los pasajeros que la abordarían, con destino a República Dominicana. Esto a pesar de estar inscrita entre las primeras personas.

Matos indicó que tiene un problema de salud que amerita un seguimiento médico, y debe tomar medicamentos, que no los ha podido conseguir en El Salvador.

A pesar de que ya no cuenta con recursos económicos para mantenerse en ese país, agradece a la embajada dominicana en ese territorio centroamericano, por su apoyo hasta el momento, pero el deseo de ella y sus compañeros es regresar a casa, “Yo en realidad no quiero dinero, solo quiero irme a mi país y poder darme seguimiento a mi situación de salud”, expresó.

La joven habló en nombre de otros 3 ingenieros y un pastor cristiano que se encuentran varados en ese país y, que esperan que el gobierno dominicano u otras empresas de aviación privada dominicana puedan ayudarle a retornar a tierra dominicana.

Por: Warner Noboa

Autor

Comparte la Noticia: