“Madre parió trillizas hace 39 años en el hospital Simón Strider de Azua, fue trasladada el mismo día al hospital Robert Reid Cabral y allí alguien fingió la muerte de una de las niñas para quedarse con ella. El corazón de la madre le hace presentir que su niña aún vive”.

Azua, RD.-Ana Matos Jiménez narra que las niñas fueron llevadas al Robert Reid Cabral, “La Angelita”, en Santo Domingo, porque en el hospital de Azua le practicaron un parto forzoso y esto provocó que la refirieran a otro centro de mayor cuidado.

Matos Jiménez recuerda que a ella la dejaron ingresada en el hospital de Azua, pero cuando tocó darles el alta a sus tres niñas en el hospital “La Angelita”, sus familiares fueron a buscarlas, pero solamente le entregaron dos de ellas, alegando que la que faltaba había fallecido, aunque nunca mostraron su cuerpo.

Con mucho dolor, confesó Ana que no puede dormir tranquila, porque su corazón le dice que su niña aún vive.

El mismo dolor de la madre, también lo sienten Taira Adileidi y Adileidi Taira, dos de las trillizas.

Taira cuenta el episodio que le sucedió, cuando una señora la saludó amablemente en el Aeropuerto Las Américas, pero confundiéndola con su otra gemela sustraída en el Robert Reid, a la cual dieron por muerta, aun siendo una recién nacida, viva por la gracia de Dios.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.