Azua, RD.-Entre lágrimas y llantos, padres de dos jóvenes acusados y condenados a 20 años por un secuestro que presuntamente no cometieron, solicitan a la procuradora Miriam Germán que disponga una profunda investigación sobre este caso.

De acuerdo a la señora Marcia Medina, “sus hijos no tuvieron vela en ese entierro”. Se trata del secuestro, desde su residencia en Los Cajuilitos, del banilejo Manuel Soto Pimentel, hace cinco años.

Aseguró que el verdadero responsable de dicho secuestro se pasea por las calles simulando ser un hombre serio, mientras que sus hijos Odalis y Vairon Medina guardan prisión, siendo aún inocentes de ese hecho.

La señora Medina explicó que los verdaderos culpables del secuestro han sido protegidos por la fiscalía de Azua

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.