También una agente de la Policía Militar que trabajaba en la investigación de milicianos y delincuentes falleció la semana pasada tras ser baleada en la puerta de su casa.

Un soldado de la Fuerza Nacional, desplegado en Río de Janeiro para reforzar la seguridad y frenar el tráfico de armas y drogas de las facciones criminales, fue asesinado a tiros en la puerta de su casa. 

Las versiones de lo ocurrido todavía son contradictorias. Algunos medios apuntan a que Edmar Felipe Alves dos Santos, de 36 años, y que compartía una vivienda con un grupo de compañeros en la zona oeste de la urbe, salió a la calle armado tras escuchar disparos, y se encontró con Eduardo Santa Rita Carvalho, de 24, que huía después de disparar a su pareja.

Carvalho disparó dos veces contra el soldado, y una de las balas impactó en la cabeza del militar.

Otros medios, sin embargo, reportan que murió al intervenir en una pelea entre dos hombres. 

Imágenes registradas por cámaras de seguridad muestran el momento en el que el atacante, que no ha sido localizado, dispara contra Dos Santos.

Al menos 300 soldados operan en el estado Río de Janeiro desde finales de octubre, cuando el Ministerio de Justicia autorizó la misión luego de un pedido de apoyo del gobernador Cláudio Castro.

Comparte la Noticia: