De forma repentina en el día ayer, murió el pelotero Loek Van Mil, el jugador más grande del mundo con apenas 34 años de edad, este jugo en Las Grandes Ligas.

El principal organismo de béisbol de Holanda, expresó a los medios de comunicación que la muerte del pelotero fue  por motivo a un ‘’accidente fatal’’,  sin embargo, se dieron todos los detalles por orden de la familia del lanzador.

El exlanzador  tuvo una recaída hace un tiempo de lo cual no se pudo recuperar,  por ende, recientemente anunció su retiro del deporte.

El pitcher de 7 pies y una pulgada, (2.16 metros),  militó en los equipos tales como: Minnesota y  los Angelinos. Loek jugó entre 2005 a 2015. Además, obtuvo otros logros como ganador del campeonato de Europa en 2016.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.