La nación centroamericana avanza en el proyecto de clínicas móviles para brindar atención médica a millones de necesitados.


En los últimos años, las fuerzas de inteligencia militar y policial nicaragüenses han implementado medidas para capturar y bloquear el ingreso de armas, dinero y drogas, erigiendo un muro de contención contra el narcotráfico y el crimen organizado. En el corazón de estas operaciones, furgones que alguna vez transportaron sustancias ilícitas son sometidos a una mutación: operan como hospitales rodantes, que los nicaragüenses reconocen como Clínicas Móviles. 

“Ellas se transforman para llevar ultrasonido, silla odontológica, todo lo necesario para que el equipo médico pueda desarrollar su trabajo allí en el campo”, señaló el director general del Centro Nacional Clínica Móvil, Rudy Baca.

A nivel nacional existen 80 dispensarios de este tipo. Cada uno sometido a un proceso de transformación que incluye inspecciones mecánicas, reforzamiento estructural y la instalación de equipos médicos nuevos. En cada unidad se invierten 2.500 dólares. “No lo vemos como difícil, sino que lo miramos como un reto. Creo que el corazón se me va explotar al saber que esas clínicas llegan a comunidades, ver que la gente, mujeres, niños, ancianos, de todo aprovechan ya que el Gobierno lleva estas unidades hasta allá”, declaró el mecánico Sergio Flores Urbina, quien en el último año ha convertido 37 vehículos del narcotráfico en clínicas rodantes.

Captura de pantalla

Diagnósticos gratuitos: Nicaragua adopta medidas para combatir y prevenir el cáncer de mama

Semanalmente, el Ministerio de Salud tiene como meta llegar a más de 340 comunidades en todo el país, sobre todo a sectores rurales. Al año, realizan 60.000 ferias médicas y brindan un promedio de cinco millones de atenciones. En los sectores como Sisle, que se localiza a 15 kilómetros al norte de Jinotega, las familias llegan por sus propios medios o son movilizados por las autoridades.

“Estas clínicas móviles han venido a modernizar, a dar espacios mucho más confortables, mucho más cómodos tanto para los pacientes como para el personal. Es importante destacar que a veces hay condiciones difíciles, por ejemplo, hoy, estamos bajo lluvia, pero adentro hay una comodidad, confort, un cariño con el que se puede atender a nuestra población“, sostuvo la doctora Nynditz Centeno, directora departamental del Sistema Local de Atención Integral en Salud (Silais) Jinotega.

Este modelo de salud gratuito es único en la región. Aunque no siempre los pacientes reconocen la procedencia de los furgones, sí reconocen que en estos vehículos obtienen salud gratuita y de calidad para ellos, sus familias y los miembros de sus comunidades.

Comparte la Noticia: