Con la ayuda del proyecto ALMA en Chile y el telescopio espacial James Webb los científicos encontraron cómo el choque entre galaxias puede provocar extraños fenómenos astronómicos.

Un grupo internacional de astrónomos descubrió que la turbulencia ocasionada por una gran onda de choque varias veces mayor al tamaño de la Vía Láctea provocó extraños comportamientos estructurales en las cinco galaxias que conforman el Quinteto de Stephan, situado a 270 millones de años luz de la Tierra, en la constelación de Pegaso, informó el pasado viernes el Observatorio Nacional de Radioastronomía (NRO, por sus siglas en inglés).

Los responsables de la investigación explicaron que las ondas de choque son el resultado de la colisión violenta entre una galaxia intrusa y el Quinteto de Stephan. Los inusuales fenómenos astronómicos causados por la turbulenta actividad galáctica se pudieron observar claramente debido a que esta se propagó en medio de las galaxias, en lugares donde hay poca o nula formación estelar.

Las observaciones realizadas mediante el conjunto de radiotelescopios del proyecto ALMA en Chile, así como por el telescopio espacial James Webb de la NASA, revelaron que la galaxia intrusa, en este caso la NGC 7318b, se integró violentamente a las galaxias del Quinteto de Stephan a una velocidad relativa de 800 kilómetros por segundo. Esto es lo suficientemente rápido como para viajar entre la Tierra y la Luna en apenas ocho minutos.

“Cuando este intruso choca contra el grupo, está chocando con una vieja columna de gas que probablemente fue causada por una interacción previa entre dos de las otras galaxias, y está causando que se forme una onda de choque gigante”, comentó el astrónomo del Instituto Tecnológico de California (CALTECH), Philip Appleton.

Los científicos detallaron que la explosión sónica entre galaxias dio origen a un proceso de reciclaje de gas hidrógeno molecular cálido y frío. “A medida que la onda de choque pasa a través de esta serpentina grumosa, está creando una capa de enfriamiento altamente turbulenta o inestable, y es en las regiones afectadas por esta actividad violenta donde estamos viendo estructuras inesperadas y el reciclaje de gas de hidrógeno molecular”, subrayó Appleton.https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?dnt=false&embedId=twitter-widget-1&features=eyJ0ZndfdGltZWxpbmVfbGlzdCI6eyJidWNrZXQiOlsibGlua3RyLmVlIiwidHIuZWUiLCJ0ZXJyYS5jb20uYnIiLCJ3d3cubGlua3RyLmVlIiwid3d3LnRyLmVlIiwid3d3LnRlcnJhLmNvbS5iciJdLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X2hvcml6b25fdGltZWxpbmVfMTIwMzQiOnsiYnVja2V0IjoidHJlYXRtZW50IiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH0sInRmd190d2VldF9lZGl0X2JhY2tlbmQiOnsiYnVja2V0Ijoib24iLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X3JlZnNyY19zZXNzaW9uIjp7ImJ1Y2tldCI6Im9uIiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH0sInRmd19zaG93X2J1c2luZXNzX3ZlcmlmaWVkX2JhZGdlIjp7ImJ1Y2tldCI6Im9uIiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH0sInRmd19jaGluX3BpbGxzXzE0NzQxIjp7ImJ1Y2tldCI6ImNvbG9yX2ljb25zIiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH0sInRmd190d2VldF9yZXN1bHRfbWlncmF0aW9uXzEzOTc5Ijp7ImJ1Y2tldCI6InR3ZWV0X3Jlc3VsdCIsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0ZndfbWl4ZWRfbWVkaWFfMTU4OTciOnsiYnVja2V0IjoidHJlYXRtZW50IiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH0sInRmd19zZW5zaXRpdmVfbWVkaWFfaW50ZXJzdGl0aWFsXzEzOTYzIjp7ImJ1Y2tldCI6ImludGVyc3RpdGlhbCIsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0ZndfZXhwZXJpbWVudHNfY29va2llX2V4cGlyYXRpb24iOnsiYnVja2V0IjoxMjA5NjAwLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X2R1cGxpY2F0ZV9zY3JpYmVzX3RvX3NldHRpbmdzIjp7ImJ1Y2tldCI6Im9uIiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH0sInRmd192aWRlb19obHNfZHluYW1pY19tYW5pZmVzdHNfMTUwODIiOnsiYnVja2V0IjoidHJ1ZV9iaXRyYXRlIiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH0sInRmd19zaG93X2JsdWVfdmVyaWZpZWRfYmFkZ2UiOnsiYnVja2V0Ijoib24iLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X2xlZ2FjeV90aW1lbGluZV9zdW5zZXQiOnsiYnVja2V0IjpmYWxzZSwidmVyc2lvbiI6bnVsbH0sInRmd19zaG93X2dvdl92ZXJpZmllZF9iYWRnZSI6eyJidWNrZXQiOiJvbiIsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0Zndfc2hvd19idXNpbmVzc19hZmZpbGlhdGVfYmFkZ2UiOnsiYnVja2V0Ijoib24iLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X3R3ZWV0X2VkaXRfZnJvbnRlbmQiOnsiYnVja2V0Ijoib24iLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfX0%3D&frame=false&hideCard=false&hideThread=true&id=1612518023545638912&lang=es&origin=https%3A%2F%2Factualidad.rt.com%2Factualidad%2F454632-descubren-colision-violenta-galaxia-intrusa&sessionId=774368313d8b8d751e20eb27418d65d7db8f2dd5&siteScreenName=ActualidadRT&theme=light&widgetsVersion=a3525f077c700%3A1667415560940&width=550px

Además, los investigadores señalaron que en el centro de la onda de choque principal, en la región denominada como ‘campo 6’, se apreció como una nube gigante constituida por moléculas frías de hidrógeno fue desintegrada para dar lugar a una columna de gas caliente. También identificaron en el ‘campo 5’ la posible colisión de dos nubes de gas hidrógeno frío, que dejaron una mancha de gas caliente a su alrededor.

Por último, en el sector conocido como ‘campo 4’, en donde los astrónomos detectaron un ambiente más estable y menos turbulento, se observó como el gas hidrógeno colapsó en un disco de estrellas, por lo que se sugiere que se podría tratar de una galaxia enana en formación. “[El reciclaje del gas] es importante porque el hidrógeno molecular forma la materia prima que finalmente puede formar estrellas, por lo que comprender su destino nos dará más información sobre la evolución del Quinteto de Stephan y las galaxias en general”, indicó Philip Appleton.

Sin embargo, recalcó que, a pesar de que se entiende “mejor las estructuras de gas y cómo incide la turbulencia en su creación y mantenimiento”, se necesitan “más observaciones espectroscópicas para determinar los movimientos del gas a través del efecto Doppler”, con el propósito de conocer “cuán rápido se desplaza el gas”, además de “medir la temperatura del gas caliente y ver cómo el gas está siendo enfriado o calentado por las ondas de choque”.

Comparte la Noticia: