Banco Mundial indica que República Dominicana se espera tenga “un sólido” crecimiento en 2023 y 2024.

Los organismos internacionales parecen tener los ojos en República Dominicana. Ahora fue el Banco Mundial que se sumó a la lista de los que resaltan el comportamiento de la economía de la media isla caribeña, afirmando que tendrá un “un sólido” crecimiento en 2023 y 2024.

De hecho, mientras espera que el desarrollo financiero en el Caribe se desacelere a 5.6% en 2023 y 5.7% en 2024, de 7.7% en que habría culminado en el 2022, destaca que la economía del país promedie 4.9% tanto en 2023 como 2024. Así lo informó en su informe anual de Perspectivas Económicas Mundiales.

Ese pronóstico coincide con el Oxford Economics, que indicó que tendría la recuperación “más fuerte” y el de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), que prevé que el producto interno bruto (PIB) del país sea de 4.6%.

Por su parte, de acuerdo con el informe de Perspectivas Económicas, del Ministerio de Industria, Comercio y Mipymes (MICM), las autoridades locales esperan que en 2023 la nación tenga un desempeño en torno al 4.5%.

Caribe

A pesar de los buenos pronósticos para el país y Guyana, que permanece en un crecimiento impulsado por los recursos naturales auge, el Banco Mundial advierte que la subregión se enfrenta a nuevos vientos en contra.

Detalla que, aunque 2022 vio el resurgimiento del turismo, una fuerte desaceleración en el crecimiento de las economías avanzadas es probable que retrase la recuperación. Asimismo, afirma que unas condiciones de financiación más “estrictas” reducirán la inversión en la subregión.

Como resultado, se hará más difícil para muchas islas refinanciar la deuda y financiar grandes déficits fiscales, así como de cuenta corriente. En contraste al pronóstico para República Dominicana, señalan que esperan que la economía de Haití se contraiga por quinto año consecutivo en 2023.

Para la región también existe un grave riesgo de “inflación persistente”, además de tasa de interés adicional debido a aumentos en las economías avanzadas resultantes de lo que calificaron como un severo choque de financiamiento externo.

Otro factor que podría impactar la región serían otros endurecimientos monetarios en los Estados Unidos. Indican que podría precipitar una aceleración repentina de salidas de capital. Como resultado, podría conducir a la ampliación en préstamos diferenciales y depreciación de las monedas, o mayor agotamiento de las reservas en los países para estabilizar los tipos de cambio.

Comparte la Noticia:

Por El Dinero