El Inter recuperó el liderato de la Serie A tras darse un festín ante el Udinese (4-0), la enésima exhibición de superioridad de los ‘nerazzurri’ en el campeonato italiano, en el que mantienen el pulso con el Juventus por la primera plaza como los dos grandes candidatos al ‘Scudetto’.

Solo hay dos equipos que han presentado una candidatura seria a ser campeones. Inter y ‘Juve’ llevan varias jornadas intercambiándose el puesto de privilegio de la Serie A. Ninguno falla y en el enfrentamiento entre ambos, un tímido empate a uno, dejó al Inter con cierta ventaja, dos puntos concretamente.

La victoria de la ‘Vecchia Signora’ ante el Nápoles este viernes obligaba al Inter a ganar al Udinese, un equipo que pelea por evitar el descenso, pero cuya única victoria de la temporada selló precisamente en San Siro, aunque contra el Milan.

El Inter salió avisado al campo ante su gente y atropelló a su rival sin remordimientos. Fue un ciclón el equipo de Inzaghi. Lautaro, Dimarco, Calhanoglu y Thuram rozaron el gol en varias ocasiones. Solo se jugó en una parte del campo, pero el Udinese se las apañó para resistir 37 minutos. En cuanto la botella de los goles se descorchó, el Inter aceleró y sentenció el choque en 8 minutos frenéticos.

Los mismos protagonistas que lo intentaron antes, participaron en los tres goles seguidos que mataron a los de Údine. Lautaro recibió un penalti que transformó Calhanoglu; Dimarco no desaprovechó la asistencia de Calhanoglu y cruzó su disparo para superar a Silvestri; y Thuram hizo bueno el centro del lateral izquierdo al segundo palo para cerrar la goleada. Tres goles en ocho minutos y a pensar en la Liga de Campeones.

No necesita más el Inter. En cuanto encuentra la grieta, es el equipo más dañino y efectivo del campeonato italiano. No falla. No deja vivos a los rivales. Solo ha perdido un partido en toda la temporada en todas las competiciones, ante el Sassuolo. Su amplia plantilla y su pulido estilo de juego le han convertido en un equipo con un plan claro y difícil de parar.

Solo faltaba uno por marcar. El mejor jugador de este Inter, el líder indiscutible. Ya en la segunda mitad, con el partido decidido, Lautaro se guisó su último gol. Robó el balón, lo condujo con agresividad y desde fuera del área, con un zapatazo imparable, aumentó el marcador. Son 14 goles en 15 partidos los suyos.

 La presión alta de los interistas, la que dio lugar al tanto de Dimarco y al último de Lautaro; sus transiciones ofensivas, que dieron lugar al penalti sobre el delantero argentino; y la profundidad de sus carrileros, desde donde nació el tercero, son los puntos fuertes y más reconocibles de los de Inzaghi, que quieren el ‘Scudetto’ a toda costa. Y si pueden, repetir la hazaña de la ‘Champions’ pasada.

Despachado el Udinese en ocho minutos y el postrero tanto de Lautaro, el Inter ya piensa en conseguir el liderato del grupo que se juega contra la Real Sociedad en San Siro.

Fuente: Agencia EFE

Comparte la Noticia: