La acusación pidió cadena perpetua para los acusados de alta traición.

Este lunes, la Fiscalía Suprema de Taiwán presentó cargos contra de diez militares activos y retirados, acusados de realizar espionaje para China, para los que solicitó la pena a cadena perpetua. Así lo informó el periódico taiwanés Taipei Times, citando una declaración de la institución judicial.

La Fiscalía acusó a los sospechosos de alta traición de conformidad con una disposición del Código Penal enmendada el mayo pasado. Según la legislación, “toda persona que confabule con un Estado extranjero o su agente” con la intención de iniciar una guerra contra Taiwán puede ser sentenciada a muerte o cadena perpetua.

Taiwán considera poco probable que Pekín intente recuperar el control de la isla en un futuro próximo

Taiwán considera poco probable que Pekín intente recuperar el control de la isla en un futuro próximo

Según la acusación, hay evidencia de que dos oficiales activos recibieron dinero por grabar videos en los que se declaraban dispuestos a rendirse ante el Ejército Popular de Liberación de China. Otros tres fueron acusados de reclutar personal castrense en activo con el objetivo de obtener información militar y entregarla a Pekín. Por su parte, cuatro oficiales reclutados se encuentran acusados de revelar secretos militares al gigante asiático a cambio de dinero. En cuanto al décimo sospechoso, se lo inculpa de robar secretos militares de una caja de fuerte en su lugar de trabajo.

“Debido a la codicia personal, ellos traicionaron a la nación y a su pueblo filtrando y transmitiendo numerosos documentos y materiales relativos a secretos militares y de Estado, lo que perjudicó gravemente la seguridad nacional. Es doloroso señalar cómo estos sospechosos traicionaron a sus compañeros en servicio activo cometiendo una traición. Por lo tanto, deberían recibir el castigo más alto previsto por la ley”, concluye la Fiscalía.

Comparte la Noticia: