La tecnología aplicada en el dispositivo podría ser aprovechada en el futuro para misiones espaciales a gran distancia.

“Estamos encantados de anunciar el éxito de la misión LightSail 2”, declaró el gerente del programa LightSail, Bruce Betts. “Nuestro criterio era demostrar la navegación solar controlada en un CubeSat cambiando la órbita de la nave espacial y utilizando solo la ligera presión del Sol, algo que nunca antes se había hecho”, explicó el científico. 

La LightSail 2 orbita la Tierra desde el 25 de junio y la semana pasada desplegó sus velas por primera vez. Desde entonces, la nave espacial elevó su órbita en 1,7 kilómetros, siendo propulsada únicamente por los fotones procedentes del Sol que rebotan en la superficie reflectante de la vela.

La sonda está siendo controlada de forma autónoma por un algoritmo integrado, según relató el gerente de proyecto, Dave Spencer. Al girar la nave espacial 90 grados cada 50 minutos, este ‘software’ puede alterar la orientación de la sonda, de modo que obtenga suficiente energía del Sol sin importar dónde se encuentre.

¿Qué sigue?

La misión LightSail 2, que fue completamente financiada por los patrocinadores, representa el segundo intento exitoso de vuelo solar de la historia después de la vela japonesa IKAROS lanzada en 2010.

Se espera que la tecnología de la vela solar se use para monitorear el clima en el Sol y como un sistema de advertencia para los asteroides entrantes a la Tierra, y también que sea aprovechable en futuras misiones espaciales a gran distancia, ya que no requiereningún combustible u otro sistema de propulsión. 

Se planea que LightSail 2 orbite nuestro planeta alrededor de un año, aumentando gradualmente su altitud. En ocasiones, será visible desde la Tierra a simple vista. Al final, el aparato será arrastrado hacia la atmósfera, donde se quemará.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.