La Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. acusó a la compañía por el incidente, a pesar de que el propio Steve Easterbrook ocultó los detalles de su despido, pero “decidió no imponer una sanción económica a la luz de la importante cooperación que prestó en el curso de la investigación”.

Stephen Easterbrook, exdirector ejecutivo de McDonald’s despedido en 2019 tras tener una relación consensuada con una empleada y mentir a la seguridad interna para convencer a todos de que no era verdad, fue acusado por la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. (SEC, por sus siglas en inglés) de hacer declaraciones falsas y engañosas a los inversores sobre las circunstancias que llevaron a su despido. 

De acuerdo con un comunicado oficial de la SEC, publicado este lunes, aunque el gigante de la comida rápida suscribió con Easterbrook un acuerdo de separación en el que se concluía que su despido se había producido sin causa determinante y que se le otorgó “una compensación sustancial”, al tomar esta decisión, McDonald’s no informó sobre los detalles a los inversores. Esto a pesar de que, según la legislación, las empresas de capital abierto “están obligadas a revelar y explicar todos los elementos materiales de la compensación de su director general”.

Condenan a más de 6 años de cárcel a estrella de 'Amas de Casa Reales' por esquema de fraude

Condenan a más de 6 años de cárcel a estrella de ‘Amas de Casa Reales’ por esquema de fraude

Además, en 2020 se descubrió a través de una investigación interna que Easterbrook había mantenido relaciones inapropiadas y no reveladas con otras empleadas, lo que llevó a la SEC a la conclusión de que él “sabía o fue imprudente al no considerar que la no divulgación de estas violaciones adicionales a las políticas de la compañía, antes de su despido, influirían en la revelación de McDonald’s a los inversores sobre su salida y compensación”.

“Cuando los ejecutivos de una empresa corrompen los procesos internos para gestionar su reputación personal o llenarse los bolsillos, violan sus deberes fundamentales para con los accionistas, que tienen derecho a la transparencia y a un trato justo por parte de los ejecutivos. Al ocultar el alcance de su mala conducta durante la investigación interna de la empresa, Easterbrook rompió esa confianza y, en última instancia, engañó a los accionistas”, declaró Gurbir Grewal, director de la división de cumplimiento de la SEC.

Así, Easterbrook asumió una multa de 400.000 dólares, pero sin admitir ni negar las conclusiones de la Comisión. De otra parte, se le prohibirá durante cinco años ejercer como funcionario o director de cualquier compañía subordinada a la SEC. El organismo también culpó a McDonald’s del incidente, pero “decidió no imponerle una sanción económica, a la luz de la importante cooperación que prestó en el curso de la investigación”.

Comparte la Noticia: