Marcos Nivar

Santo Domingo, RD.- El infielder de las Estrellas Orientales Rainer Núñez, quien fuera electo Novato del Año de la actual temporada de Béisbol Otoño-Invernal cree que si ganó el premio es porque realmente lo merecía.

“Los números están ahí, eso no se puede ocultar”, dijo Núñez a propósito de que algunos entendían que era otro jugador que merecía el premio.

Rainer de 22 años, fue líder en cuadrangulares de la temporada con un total de 7. Lo hizo en 37 partidos. 

El joven jugador estableció una marca como novato dentro del equipo oriental, que estaba en poder de Luis Jiménez, quien conectó 5 jonrones en la campaña 2011-2012. Además remolcó 20 carreras y anotó 18. 

Tuvo promedio de bateo de .263 con un OBP de .303 y  .445 de slugging.

En el Round Robin apenas batea para .067, después de conectar un hit en 15 turnos. (Sin contar el partido de ayer).

El seleccionado en la posición 23 (cuarta ronda) del Draft de Novatos del 2022, se convirtió en el tercer jugador que en su primer año lidera la liga en cuadrangulares para unirse a Marcell Ozuna (2012-13) y Ramón Torres (2016-17), ambos jugando para los Gigantes del Cibao.

El nativo de La Romana encontró en varios jugadores emblemáticos de su ciudad de origen la motivación para jugar béisbol. Algunos de ellos son José Constanza, Ricardo Nanita, Danny Richar, Willy Otañez y Raúl Valdés.

Mientras que del béisbol de Grandes Ligas sus más grandes influencias fueron Adrián Beltré, Alex Rodríguez, Manny Ramírez, David Ortiz y Robinson Canó, este último con quien tiene el privilegio de compartir en la actualidad con las Estrellas Orientales.

El joven pelotero confesó que la primera vez que coincidió con Cano fue un momento muy especial. “La primera vez que coincidimos en el banquillo estaba muy nervioso, no pude saludarlo, él fue quien se me acercó y cuando tuvimos que calentar me puse peor, ha sido una experiencia maravillosa poder jugar con uno de mis peloteros favoritos, de lo que uno nunca se imagina, pero pasa”.

Desde el primer día del Round Robin, Cano ha sido su mejor aliado a través de consejos dentro y fuera del terreno. Para Núñez ha sido una bendición, todo lo conseguido en su vida a tan corta edad. 

Le agradece a Dios cada día con una rutina muy especial, incluso se arodilla antes de cada turno en honor al creador.

“Sé que puedo ser un jugador de Grandes Ligas de todos los días, lo aprendido aquí me ayudará para ese nivel, he madurado bastante y estoy seguro de que cuando llegue a los Estados Unidos se notará la diferencia”.

El más difícil
Para Núñez, el lanzador más difícil que ha enfrentado en la liga invernal es el veterano César Valdez de los Tigres del Licey. “El tipo se burla en el montículo, juega con tu mente, todo lo que tira parece strike, siempre tiene un paso adelante”.

Su favorito
Su parque preferido para batear, al igual que la mayoría de los peloteros en el béisbol local es el Julián Javier de San Francisco de Macorís. 

Comparte la Noticia: