La jornada de trabajo ha sido agobiante. Isaac empieza su turno de chófer a las seis de la mañana todos los días. Sólo el domingo tiene libre. Cuando llega a la casa le espera su hermosa esposa Diana, maestra de profesión y deseada por su belleza por el sexo opuesto. Ella adora a su esposo. Solo quiere estar con él; pero desde hace seis meses el apetito sexual de su marido ha bajado mucho. Tienen relaciones sexuales una vez cada dos semanas.

La baja en el Deseo Sexual se va agregando a la relación de pareja y genera dudas en el cónyuge con deseo sexual normal.

Para Diana existe otra mujer de por medio en la vida de su marido. Isaac sólo tiene ojos para su mujer, pero el deseo sexual se le está esfumando.

En otra relación de pareja el caso es inverso. Juan es un fogoso abogado, lleno de energía y a quien le gusta la vida sexual con su mujer Cándida. Tenían una bella relación.  De 3 a cuatro relaciones por semana era el ritmo de esta linda pareja. En los últimos 4 meses Cándida se le presentaron muchas dificultades. Su madre está enferma. En el trabajo ha tenido dificultades con su jefe y enfrenta problemas con su marido, el cual se pasa horas y horas chateando con alguien en las noches. Tiene casi total seguridad de que Juan tiene otra relación.  No está equivocada. Su marido lleva un año de relación con una compañera de trabajo. Discute mucho con su mujer y se ausenta con frecuencia.

Cándida ha perdido las ganas de estar con marido. Tiene una relación al mes con él y no la disfruta. Lo hace por la presión que ejerce su cónyuge.

El deseo sexual disminuido es una disfunción sexual. Es más común en mujeres que en hombres y requiere Terapia Sexual. Tiene causas variadas y necesita la intervención de un especialista.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.