Azua, RD.-Conozca la historia de un envejeciente de 72 años que vive orilla de la cañada que lleva el nombre de este sector. Marcos Lorenzo le hizo la visita y nos cuenta la pobreza en la que vive el anciano, quien no sabe lo que es pasar una Nochebuena.

Valentín Soto Rodríguez, vive en una vieja casita, a la orilla de la citada cañada del municipio cabecera de Azua, pasando las de Caín.

Pobre al fin, Valentín no cuenta con ningún tipo de ingreso, solo se la pasa “chiripiando”, cuando aparece, para no morir de hambre.

El anciano no tiene hijos ni pareja y dentro de su casucha, que le llueve afuera y le acampa adentro, solo cuenta con la gracia de Dios.

Valentín, es oriundo de San de la Maguana, aunque lleva muchos años residiendo en Azua, provincia que ha asumido como suya.

Su pobreza y limitaciones para él no han sido barreras, ya que dice tener una fe espiritual muy alta y muy viva.

Tú que puedes y tiene una alma noble, ayuda a este pobre hombre con lo que salga de tu corazón. Llamas al teléfono 849-638-4080.

Comparte la Noticia: