Nuestra Señora de Concepción de María Santísima Patrona de la ciudad de Azua, bajo la advocación de “Nuestra Señora de Los Remedios”. El 18 de Mayo del 1872, con la presencia del Presidente de la República Buenaventura Báez y del Vicepresidente General Manuel Altagracia Cáceres (Meme Cáceres), se llevó a cabo el acto de bendición y colocación de la primera piedra para la construcción de la Iglesia Nuestra Señora de Los Remedios.

Esta actividad fue aprovechada por el Presidente Buenaventura Báez, para ofrecer una imagen de “Nuestra Señora de la Concepción de María Santísima”, Patrona de la Ciudad de Azua, bajo la advocación de “Nuestra Señora de los Remedios”. De inmediato el Presidente ordenó que esta imagen sea elaborada en Italia, ordenando al mismo tiempo poner el rostro de su hija Irene Báez, a la Virgen, para lo cual envió una fotografía que sirviera de modelo, y así lo hicieron. Pero esta imagen vino a estar en Azua muchos años después.

“Del 1 al 8 de Septiembre de 1940 se realizó en Azua de Compostela un acto trascendental para el pueblo católico. Nos referimos al Congreso Eucarístico, actividad que reunió a religiosos de toda la Región Sur de la República. Allí fue bendecida la imagen de “Nuestra Señora de la Concepción de María Santísima”, que después de llegar de Italia en 1879, a donde había sido encargada por Buenaventura Báez, se extravío, y no se había hallado forma de que apareciera. La historia fue la siguiente: Según narra el investigador y poeta azuano Tomas Oviedo Canó: en el 1879, por los problemas políticos, nadie estuvo atento a la llegada de la imagen; entonces, esta fue a parar a los almacenes de la aduana de Santo Domingo. Más tarde, fue trasladada al patio de la Catedral Primaria de América, en donde permaneció por varios años.

Hasta que por diligencias del munícipe Don José Ariosto Segura Pérez, quien se la reclamaba con tenaz insistencia al Arzobispo Metropolitano de Santo Domingo, Monseñor Ricardo Pittini, este dio la orden para que la misma fuera entregada a la parroquia de Azua, la imagen fue traída de inmediato en una patana perteneciente a la compañía “Seabor Dominican Petróleo”, que en ese momento estaba perforando pozos en Higüerito y Maleno, en busca del oro negro.

Después de la bendición a la imagen de la venerada Virgen Patrona Espiritual del Municipio de Azua, durante las celebraciones del referido Congreso Eucarístico, la misma fue colocada en el exterior del templo en el llamado “Parquecito de la Virgen”, a donde la veneran sus devotos, que como ya dijimos, son la mayoría del “Pueblo Azuano”.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.