El condenado dijo que la grabación fue “una broma”, pero la Justicia determinó que debe pagar unos 61.000 dólares por un delito de racismo.

Para el médico Márcio Antônio Souza Júnior encadenar de pies, manos y cuello a un hombre negro simulando el período de esclavitud en Brasil, y después filmarlo y publicarlo en las redes sociales, se trató simplemente de “una broma”.

La grabación la realizó el 15 de febrero de 2022 en su hacienda en el estado de Goiás y este martes la Justicia determinó que debe pagar una multa de 300.000 reales (unos 61.000 dólares) por racismo. 

El médico encontró los objetos en una iglesia en su propia hacienda y se los colocó al hombre que trabajaba para él. Luego grabó el video que se hizo viral. “Yo le dije de estudiar, pero no quiere. Entonces se va a quedar en mi ‘senzala (habitaciones destinadas a los esclavos)'”, afirmó en la grabación. 

“Este es un video absolutamente criminal, destacando el delito de racismo contra una persona negra, con equipos utilizados durante la época de la esclavitud, por lo que no hace falta decir que fue una broma, porque el racismo recreativo es un crimen”, aseveró la jueza Erika Barbosa Gomes, del Tribunal Penal del distrito de Goiás.

Gomes recordó que lo ocurrido generó “una profunda indignación en la sociedad, especialmente en relación a las personas de raza negra”. 

El nuevo paquete por la Igualdad Racial simboliza un pago histórico por años de esclavitud en Brasil

El nuevo paquete por la Igualdad Racial simboliza un pago histórico por años de esclavitud en Brasil

“Una película, una broma”

La multitud de denuncias que provocó la grabación llevó a Souza Júnior a manifestarse sobre los hechos. “Escribimos un guion juntos (…) fue como una película, una broma”, aseguró.

Y continuó: “No tenía ninguna intención de lastimar, irritar o perdonar nada. Me gustaría pedir disculpas si alguien se sintió ofendido, fue una representación teatral“.

Sin embargo, la magistrada dejó claro que “incluso si el video hubiese sido grabado con el consentimiento de la víctima, la subordinación existente entre las partes inherente a la relación laboral, expone la vulnerabilidad de la víctima hacia el acusado, imposibilitando o dificultando su capacidad de reacción al sometimiento criminal que se le impuso”.

“Reitera su inocencia”

A través de un comunicado, que recoge la prensa, la defensa del médico indicó que Souza Júnior “reitera que es inocente” y que “no tenía intención de ofender, menospreciar, discriminar a ninguna persona”, por lo que recurrirá ante el Tribunal de Justicia.

Brasil, que fue el último país en América Latina en prohibir la esclavitud en 1888, recibió cerca de cinco millones de personas traídas por la fuerza de África a las que se les obligó a trabajar en las plantaciones de azúcar, café y otros productos agrícolas. 

Sin embargo, decenas de años después, el país sigue afrontando retos que ponen de relieve que la desigualdad permanece viva en la sociedad. 

Miles de trabajadores siguen malviviendo sometidos al trabajo forzoso. Solo en 2022, fueron rescatadas de condiciones análogas a la esclavitud 2.575 personas, la mayoría de la comunidad negra.

Comparte la Noticia: