La empresa minera Minsur, que opera la mina, declaró que proporcionará apoyo y donaciones a las familias afectadas.

La operación de la unidad minera San Rafael, la cuarta mina de estaño más grande del mundo, situada en el departamento peruano de Puno, fue suspendida este jueves en solidaridad con los habitantes de la región y los familiares de las personas fallecidas durante las recientes protestas que exigen la renuncia de la actual mandataria del país, Dina Boluarte.

“Ante los sensibles acontecimientos que vienen ocurriendo a lo largo de la región de Puno, Minsur expresa sus sinceras condolencias y solidaridad con las familias de las personas fallecidas y afectadas. En este sentido, hemos venido reduciendo nuestras operaciones y, en línea con el duelo decretado a nivel regional, se suspendió temporalmente nuestra principal actividad productiva, que es la mina”, reza un comunicado de la compañía minera, publicado en su cuenta de Facebook (red social perteneciente a Meta, calificada en Rusia como organización extremista).

Además, la empresa se manifestó dispuesta a proporcionar apoyo y donaciones a las familias “afectadas por los hechos de violencia”. “Hacemos un llamado a preservar la vida y los derechos humanos de las personas”, concluyó.

Las fuertes protestas que se registran en Perú desde el pasado 7 de diciembre, cuando fue destituido y encarcelado el exmandatario Pedro Castillo, exigen la renuncia de Boluarte, el cierre del Congreso, elecciones generales y la liberación del expresidente.

Así, una masacre registrada el pasado lunes en Puno dejó 20 muertos y más de 100 heridos. 

Comparte la Noticia: