El matriarcado o dominio político y cultural por las mujeres fue un estadio de la humanidad que aceptan los antropólogos como previo al patriarcado, que es la cultura dominante hoy en día. Sin embargo, se pueden ver familias donde hay mayor  dominio de las mujeres en su organización  y estilo.

Hay mujeres que proceden de sistemas matriarcales y la autoridad mayor la ejercen las mujeres. Aunque el padre esté presente, la jerarquía la ejerce principalmente la madre.

Las hijas tienden a ser autoritarias, buenas gerentes y a tener familias matriarcales, donde las mujeres son las que van a ejercer más la autoridad.

Los varones que nacen en familias matriarcales pueden tener desventajas en su desarrollo personal y social. En estas familias se validan más a las mujeres, quienes se desarrollan más en las profesiones, negocios y política. 

Es bueno conocer si hemos nacido en una familia matriarcal o si elegimos una esposa que proviene de un sistema matriarcal. Así equilibraremos la jerarquía y evitaríamos las injusticias que el sistema ofrece para los varones. En las familias patriarcales, que son la mayoría, la situación es inversa y se beneficia más a los varones que a las hembras en las oportunidades de crecimiento personal y social.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.