Para disciplinar sin golpes ni sermones primero hay que reconocer que este tipo de crianza puede poner en riesgo la seguridad física y mental de nuestros hijos. 

Luego se debe desaprender los modelos de crianza punitivos y autoritarios con que nos criaron. Eso requiere esfuerzo y control emocional.

En terapia y en talleres con seguimiento se pueden aprender las técnicas de Disciplina Positiva.

Los objetivos de la Disciplina Positiva de acuerdo a Jane Nellsen son: tener hijos Respetuosos, Responsables y Recursivos.

Comparte la Noticia: