Hoy casi para todo se necesita petróleo. Esto lo convierte en uno de los recursos de mayor incidencia en las economías mundiales. El control por la posesión y manejo del mismo hace que las potencias geopolíticas, que manejan los resortes del poder y las tecnologías, se hagan la guerra y ´´conspiren con los precios del mercado´´, para así poder captar las grandes cifras, con muchos ceros a la derecha, que genera este negocio de explotación de las riquezas de la tierra.

Al abordarse en este capítulo lo relacionado con la geología de Azua, se inserta este tema (tan apasionante, y siempre en el tapete local y nacional), por lo que significa para el desarrollo a nivel general como es el del petróleo de Azua: El oro negro de la Esperanza.

Según Wikipedia ´´El petróleo (del griego: ´´aceite de roca), es una mezcla homogénea de compuestos orgánicos, principalmente hidrocarburos insolubles en agua. También es conocido como petróleo crudo o simplemente crudo.´´

“Se produce en el interior de la Tierra, por transformación de la materia orgánica acumulada en sedimentos del pasado geológico y puede acumularse en trampas geológicas naturales, de donde se extrae mediante la perforación de pozos”.

La Vena del oro negro en Azua.

La esperanza es verde, pero Higüerito, Maleno y elAgüelico en Las Yayitas, son la esperanza negra de Azua.

Y es que el área de Maleno deAzua siempre ha despertado la fascinación entre los profesionales de la geología, de los políticos, del ciudadano común, pero sobre todo, de las transnacionales del Crudo, que han estado buscando lo que saben que hay en estas tres zonas de Azua: una vena de Petróleo.

Con el petróleo de Azua se tejen muchas historias, Aquí se reseñan tres de las más comentadas, para luego pasar a las informaciones más técnicas sobre la interesante posibilidad del Oro Negro en Azua, cuya explotación marcaría un antes y un después, en el desarrollo económico de Azua y hasta del país.

La primera historia cuenta que un día de esos veranos de ventarrones, al medio día, con un sol de piedra sembrando el calor en el ambiente, se alzó al cielo un chorro negro que a más de uno hizo salir corriendo ´´muerto del susto´´. Otros se quedaron viendo el horizonte hasta que se percataron que era ´´un caño de petróleo que brotaba desde la tierra de Higüerito´´. Los viejos que cuentan la historia dicen que el “chorro negro” se podía ver desde el centro de Azua, que dista como a 8 kilómetros del lugar.

La segunda historia era muy pretenciosa: los que la cuentan aseguran que el petróleo de Higüerito yMaleno es una ´´vena´´ que pasa por debajo de Azua y llega hasta Venezuela: por lo que si se le pone un torniquete y se explota se acaba el de la ciudad de Bolívar. (Los expertos en petróleo de Venezuela han estado haciendo investigaciones sobre el potencial petrolero de Azua).

La tercera y última historia, se ajusta a los discursos geopolíticos de los abanderados izquierdistas, pero que pudiera tener cierta lógica, sabiendo, ´´como se sabe´´´, cómo actúan los imperios, cuando descubren recursos naturales valiosos: los que sustentan esta teoría, dicen que ´´el petróleo de Azua, los que se oponen a su explotación son Los Gringos´´. Ellos vinieron, hicieron una caterva de pozos, se llevaron las muestras, vieron lo que había, y luego los taparon con piedras y 30 mil fundas de cemento, para dejarlo como reserva´´.

Para ir al grano de oro y dejar estas historias, con sus exageraciones y lógicas, con testimonio, del interés de los azuanos por ´´su petróleo´´, a continuación se acopian las informaciones más fidedignas y científicas sobre la realidad del oro negro de Azua.

El petróleo, que anima y desanima a los azuanos desde hace mucho tiempo, empieza a pensarse en él en 1866, cuando Damián Báez, el hermano de Buenaventura Báez, le solicita por carta al gobierno, facilidades para explotar un yacimiento del ´´oro negro´´ que él tenía en Higüerito. Obsérvese el ´´él tenía´´, lo que implica que este yacimiento estaba localizado en propiedades de los Báez de Buenaventura y desventura.

30 años después, se retoma el asunto, en la gestión de otro dictador. Con la medida pretendía no sólo resolver el problema económico de la provincia, sino el del país  y el del propio dictador. En 1898, Ulises Heureauxotorgó autoridad a Eugenio Coén, para la explotación de los manantiales de petróleo de Azua. Este otro intento falló. Y como le pasó a Damián Báez, unos 30años atrás, resultó en un rotundo fracaso.

Luego, durante la ocupación norteamericana de 1916-1924, la concesión para la explotación petrolera la tenía la “Santo Domingo Invertment and Development Company”, de Estados Unidos. Ya desde antes de esa época se habían abierto seis pozos de poca profundidad. Sólo uno llegó a 400 metros de hondura, y entonces, el petróleo extraído se mezcló con agua salada, lo que automáticamente destruyó al pozo.

Esta prueba indica que el petróleo encontrado en ese momento tenía una base de asfalto, y no contenía gasolina, por lo que era inadecuado para su explotación comercial.

El gas fluye también del suelo, cerca de la coladura de petróleo de Higüerito; pero, según los mismos análisis, tampoco es de calidad.

Según reveló a los investigadores e esa época un señor de apellido Dreyfus, que residió mucho tiempo en Azua, a todo lo largo de la Bahía de Ocoa se observan de vez en cuando algunas láminas de petróleo, pero las coladuras de este mineral, por ese lado no han sido encontradas todavía; pues, ni antes ni en ese momento, se habían hecho investigaciones por allí.

Concluía el informe de los geólogos, en 1922, en que ´´las investigaciones deberían comprender toda la región que se extiende desde Azua hacia el Oeste, hasta la Sierra de Martín García, y luego hacia el noroeste hasta las colinas que hay alrededor de Las Yayas´´. (Thomas Wayland Vaughan. ´´Un Reconocimiento Geológico de la República Dominicana´´. Pag. 246-248).

En el decenio de los cuarenta del siglo XX, un nuevo rayo de esperanza azotó a los azuanos. Se trató entonces de la gran probabilidad del petróleo en el sitio de “Maleno”, lugar ubicado a 6 kilómetros del actual distrito municipal de Sabana Yegua, como quien va para Peralta. La concesión para explorar esa vez le fue otorgada a la compañía “Seabord Dominican Petróleo”, la que, después de hacer su indagatoria, cerró los pozos hasta el día de hoy.

En 1985 fue otorgada una nueva concesión, ahora a la compañía norteamericana “Mobil Co.”, para buscar petróleo en una gran área del municipio de Azua. La más reciente de esas concesiones es la que se le otorgó a la compañía alemana “Morfy Dominicana”,S. A., que está representada aquí por el Ing. José Noboa, quien acaba de afirmar en los medios nacionales de prensa que, ´´definitivamente, hay petróleo en HigüeritoyMaleno.

“Durante el Período de 1904al1947 se perforó 22 pozos y se extrajeron unos 239,000 barriles de petróleo crudo con diferentes tecnologías. Con la tecnología apropiada, se podrían obtener unos 600 a 1,200 barriles por día”.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.