Cuando el cuerpo se enferma, se afecta nuestra mente, nuestros pensamientos. Cuando nuestra salud mental se afecta, se puede afectar el cuerpo. La salud tiene que ver con el cuerpo, con la mente, con lo social, lo familiar y las relaciones.

 Un hombre que sospecha de su mujer y que cree que ella le es infiel, puede alterar su vida social, laboral y familiar. Una madre que tiene un hijo en drogas puede ver que su salud se deteriora y el insomnio le acompaña.

Nuestras relaciones injustas y cargadas de abuso agravan y desencadenan enfermedades.

Hay personas que cargan con la mayor parte de los problemas de su familia nuclear y los problemas de hermanos, tíos y sobrinos. Su mente y cuerpo se sobrecargan y presentan síntomas.

Debemos buscar asistencia en Terapia Familiar en este tipo de problemas y veremos desaparecer muchos síntomas físicos que no desaparecen con medicamentos.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.