La festividad de la Santísima Cruz de Mayo, en el sector Pueblo Abajo de la ciudad de Compostela de Azua, forma parte indisoluble de su sentimiento histórico, religioso y cultural.

Esta patrimonial celebración religiosa que desde el año 1906, reúne a centenares de personas de todas las edades de ese populoso y laborioso barrio con alegres y contagiosos cánticos a los santos y vírgenes católicos.

Se inicia el día 3 de Mayo de cada año y finalizaba el 30 de ese mismo mes, sin embargo en los últimos tiempos esta hermosa y cultural celebración se realiza durante una semana con rezos, plegarias y entonación de tradicionales cánticos religiosos que hacen alusión

A principios del siglo pasado, los jóvenes de la época estrenaban sus mejores galas el día 3 de Mayo para participar en la actividad.

Además en los inicios también  de esa celebración todos los años era escogida una joven como reina del evento.

 Las familias más prestigiosas de la ciudad asistían con gran entusiasmo, entre ellas la familia Pelletier, Noboa, Aybar, Bido, Féliz, entre otras.

Desde sus inicios el Ayuntamiento Municipal de Azua, era el principal soporte para la celebración con apoyo económico y con la participación de la Banda de Música Municipal que amenizaba el inicio y el final del acontecimiento, que esta celebración es un patrimonio cultural, es la herencia de identidad.

Consideramos que la celebración de las fiestas de la Santísima Cruz de Mayo en el Pueblo Abajo es parte de nuestra identidad, es un patrimonio cultural, una herencia propia del pasado de una comunidad que la ha mantenido hasta la actualidad trasmitida de generación en generación. 

Lo que reafirmo que la cultura religiosa es parte de la cultura de los pueblos y ésta celebración forma parte del sentimiento histórico, cultural y religioso de todos los azuanos.

Su Historia.

La festividad de la Santísima Cruz fue traída a esta parte del continente americano, al igual que otras celebraciones tradicionales por los sacerdotes y conquistadores españoles, quienes conmemoraban el 3 de Mayo, el hallazgo en el año 324 por parte de la santa Elena, madre del Emperador Constantino, de la Cruz donde murió Jesucristo.

A propósito de la Cruz, el patricio Juan Pablo Duarte (de quien celebramos el Bicentenario de su natalicio) afirmó en uno de sus pensamientos: ´´no es la cruz el signo del padecimiento, es el símbolo de la redención´´. Y hoy la Cruz ondea en la Bandera Nacional como símbolo de la Libertad.

Al principio del siglo XX exactamente en el año 1906, en el patio de una ´´Casona´´ propiedad de la familia Vargas ubicada en lo que hoy es la Calle Colón del sector Pueblo Abajo se construyó una pequeña ermita con una pequeña cruz de madera con la finalidad de venerar a la Santísima Cruz de Mayo.

Se recuerda que en una oportunidad fruto del fanatismo religioso de una secta un grupo de facinerosos violaron el santuario y cargaron con la Cruz la cual trataron de destruir, cosa que no pudieron concretar, dejándola abandonada en las cercanías del Río Vía. Esta noticia consternó profundamente a todos los moradores del barrio Pueblo Abajo, quienes salieron a buscar la Cruz, hallándola semi destruida a orillas del susodicho río. La recogieron y la trasladaron a la casa de Guillermo Dacosta Gómez (don Güermo), respetado ciudadano de origen curazoleño, y esposo de la Señora Dña. Aurora Pérez. Este valeroso y experimentado ebanista, reparó la cruz con tal esmero que la misma quedó hermosísima (es la cruz que aún está en el santuario). Se conoce en que la Santísima Cruz fue hurtada por los fanáticos, un fuerte aguacero de Mayo, cayó sobre la ciudad, y frente a la casa del señor Güermo se formó la Cruz en el pavimento, acontecimiento milagroso que fue visto por muchas personas que todavía hoy atestiguan que esto pasó. Y lo que motivó mayor devoción sobre este santuario y que nadie más se ha atrevido en profanar.

Otro dato interesante da cuenta de la formación de la cruz de mayo en el cielo azuano con cuatro estrellas. Este extraño fenómeno astronómico acontece todos los años próximo al mes de mayo. Su origen  está ligado intrínsecamente a las festividades de la Santísima Cruz. Se puede observar que el mismo día tres de mayo la cruz se proyecta de una forma majestuosa en la misma dirección del santuario, lo que puede ser visto por todas las personas que asisten a esta festividad mágico-religiosa y cultural. Esta experiencia dio origen a la composición de la salve más disfrutada por los devotos, la titulada Cuatro Estrella:

Inicio de esta festividad en el Pueblo Abajo.

En sus inicios las familias: Pérez, Vargas, Medrano, Castro, Montilla, Lajara, De la Cruz, Dacosta Gómez, Martínez, Boves, De León y otras se reunían los días sábado de cada semana con el propósito de organizar el evento más importante y trascendente del sector. La festividad en honor a la Santísima Cruz de Mayo, en estas puntuales reuniones todos los asistentes realizaba pequeñas aportaciones económicas con la finalidad de reunir los recursos que sirvieran para organizar este gran evento.

La primera directiva que se recuerda estuvo conformada por el Señor Mauricio Castro Vargas, quien la presidia y además formaron parte de la misma la Sra. Isvelia Pérez y el Sr. Bienvenido Pérez.

Desde sus inicios esta festividad significó para los moradores del sector, más que un acontecimiento religioso, una gran manifestación  cultural, donde todas las familias procuraban tener una gran participación que pusiera de manifiesto su devoción por la cruz.

Los preparativos de la fiesta se inician a mediados del mes de abril cuando los devotos comienzan a organizar el espacio donde se halla el altar de la cruz, adornando la misma con flores y papeles de colores.

Con el paso de los años la celebración de la festividad de la Santísima Cruz de Mayo se ha convertido en una tradición fuertemente arraigada en todo el sector Pueblo Abajo y más allá, ya que en la misma participan personas de otros sectores de la ciudad.

Sin embargo la celebración de esta festividad ha ido disminuyendo en los últimos tiempos en lo que concierne a la participación del número de devotos que asisten al altar los días 3 de mayo, muchos consideran que esto ha sido ocasionado por la desaparición física de los precursores y responsables de esta festividad. Sin embargo un nuevo despertar se ha originado en el año 2013, sobre todo por el apoyo que brindaba en ese entonces el honorable señor Gobernador de la provincia, Dramaturgo Luís Vargas, quien es oriundo del sector y descendiente de la familia precursora de esta festividad, además el apoyo que bridan el honorable Alcalde Municipal Ing. Rafael Hidalgo Fernández y el Licdo. Rafael Calderón Martínez.

Precursores de la celebración de la  Santísima Cruz de Mayo.

Mauricio Castro Vargas, Isabelia Pérez, Rosa Leónidas Pérez,  Nelia Gil, Doña Mora Pérez Guillermo Acosta Gómez (Güermo), Cornelio Fray , Doña Aurora Pérez Gollito Varias, Salomón de la Cruz, Luís Enrique Blandino, Fernando de la Cruz, Federico Martínez, Tomás Rodolfo de León,  Juan Vargas (Don Rico), Jacobo Medrano,  Fabio Castro, Caridad Pérez, Emilio Gil, Manuel Aníbal Pérez, Rosa Dilia Pérez, Nenena Melo, Mercedes Montilla Gil ,  Fernando Tulio de la Cruz, Francisca Dotel y  Altagracia Pérez Castro.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.