Dr. Octavio Féliz Vidal, Terapeuta  Familiar y Sexual

Existen diversas  causas que influyen para que tengamos una pobre pasión. Nuestras creencias respecto al sexo, la poca educación sexual y el cansancio excesivo por sobre trabajo. 

Todos los mencionados anteriormente, son  factores  enemigos de la pasión, como otros que involucran una actitud negativa frente al sexo por considerarlo como algo sucio.

Algunos sólo le ven al sexo una función reproductora y no tienen la actitud de disfrutar el placer con su pareja.

Otros enemigos de la pasión son el maltrato en la relación de pareja, enfermedades físicas y  mentales, falta de ejercicio, alimentación deficiente, entre otros. 

Para fomentar la pasión, sería bueno acudir a la Terapia de Pareja, con evaluaciones médicas del estado sexual. Esto podría ocasionar un giro de 360 grados, en el disfrute de la sexualidad de la pareja.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.