Sandra Day O’Connor, la primera jueza de la Corte Suprema de EE.UU., falleció este viernes a la edad de 93 años, según se desprende del comunicado del organismo.

De acuerdo con el comunicado, murió por “complicaciones relacionadas con demencia avanzada, probablemente alzhéimery una enfermedad respiratoria”. O’Connor fue nombrada en 1981 por el entonces presidente de EE.UU., Ronald Reagan, y dimitió en 2006.

Por su parte, el presidente del organismo, John Roberts, dijo que la fallecida afrontó el reto de ser la primera mujer en la Corte “con determinación impávida, capacidad indiscutible y franqueza atractiva”.

Comparte la Noticia: