Se han detenido 18 personas, incluidas siete en España, y se ha confiscado un contenedor con 22 toneladas de azúcar contaminado con la droga en Francia.

La Policía Nacional de España, en colaboración con la Oficina Antinarcóticos de Francia (OFAST) y la Policía Nacional de Colombia, en el marco de la ‘Operación Sugar’, ha desarticulado una red que pretendía introducir al país ibérico una gran cantidad de cocaína impregnada en azúcar, según un comunicado publicado este viernes en su página web.

En marzo pasado, agentes de la Policía española y de la OFAST iniciaron una investigación sobre un grupo de ciudadanos colombianos y franceses de origen magrebí que pretendía llevar a Europa un importante cargamento de cocaína en azúcar para luego extraer la droga en un laboratorio clandestino que establecerían en España.

A mediados de ese mes se detectó la llegada al aeropuerto de Madrid-Barajas de tres miembros de la organización, incluidos un químico que contaminó el azúcar con el estupefaciente en Colombia y un reconocido ‘cocinero’ de esa droga, que supuestamente dirigiría las operaciones de extracción de clorhidrato de cocaína en la nación ibérica. Todos ellos se instalaron en Cataluña, donde cambiaban de hospedaje constantemente para pasar desapercibidos.

La mercancía llegó desde el país latinoamericano a Francia el pasado 12 de abril. La Policía francesa controló los movimientos del contenedor, que finalmente fue interceptado el jueves de la semana pasada en una nave situada a las afueras de París.

Cabecilla en Dubái

Interceptan en el puerto español de Tenerife 165 kilos de cocaína enviados desde Argentina

Interceptan en el puerto español de Tenerife 165 kilos de cocaína enviados desde Argentina

Paralelamente, la Policía detuvo en Madrid a cinco miembros de la organización, que habían regresado a la capital española. Asimismo, se arrestó a otras 10 personas en Francia y al objetivo principal, el jefe de la banda, que coordinaba y dirigía la operación desde Dubái (Emiratos Árabes Unidos).

Un día después también se detuvo en Terrasa (Barcelona) a una madre y su hijo, de nacionalidad colombiana, que hacían de contacto entre los miembros y que, presuntamente, estaban encargados de recibir el contendedor, así como de ayudar a establecer en España el mencionado laboratorio.

En el contenedor confiscado se hallaron 22 toneladas de azúcar contaminado con cocaína cuyo destino final era el puerto de El Havre, situado en el noroeste de Francia. Ahora, las autoridades del país galo están llevando a cabo un análisis cuantitativo y cualitativo de la mercancía intervenida.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.