El Gobierno lleva a cabo operativos policiales en las dependencias oficiales.

El sector de trabajadores estatales de Argentina realiza este miércoles una jornada de protesta para repudiar los despidos masivos ordenados por el presidente Javier Milei y que ya dejaron en la calle a 11.000 personas.

La cifra puede aumentar de manera abrupta en las próximas semanas porque la lista de contratos que están en revisión asciende a 70.000, ya que ello forma parte del ajuste prometido por el mandatario.

Parte del plan de los integrantes de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) era ingresar a las dependencias gubernamentales y tomarlas de manera pacífica, pero las sedes de secretarías y ministerios amanecieron custodiadas por fuerzas de Seguridad que impidieron el paso de los manifestantes.

“Muy grave. Están llenando de policías las dependencias públicas. No hay plata para comprar comida, no hay plata para comprar remedios, pero sí hay plata para reprimir”, denunció Rodolfo Aguiar, secretario general de ATE, en medio de un clima de creciente tensión.

De hecho, los manifestantes que se aglutinaron afuera del Ministerio del Trabajo aseguraron que tanto los despedidos como los que todavía tienen contratos vigentes entrarán aunque sea por la fuerza.

En el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi), los trabajadores sí lograron ingresar entre empujones y al grito de “¡Renovación de todos los contratos!”. Milei ya anunció la desaparición de este organismo.

Humillación

Una de las postales más emblemáticas fue la presencia de policías en el espacio Memoria y Derechos Humanos, ubicado en la ex Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), que fue uno de los centros clandestinos de represión más grande durante la última dictadura militar (1976-1986).

ATE denunció que en los operativos policiales que humillan y maltratan a trabajadores que en muchos casos tienen décadas de antigüedad también están participando de manera anómala civiles y empleados de empresas privadas de seguridad.

Además, les están impidiendo el ingreso incluso a trabajadores en activo, o a otros que recién se enteraron de que estaban despedidos cuando intentaron entrar a las dependencias.

En el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), por ejemplo, los trabajadores tuvieron que realizar largas filas para que los guardias, lista en mano, les avisaran si todavía tenían o no trabajo.

“Denunciamos el despliegue policial durante la mañana de hoy con el fin de amedrentar a lxs trabajadorxs de todo el del Polo Científico (…) Repudiamos el amedrentamiento“, señaló ATE en un mensaje difundido en sus redes sociales.

Los manifestantes tenían previsto realizar asambleas simultáneas en las oficinas estatales, pero como no lograron entrar, se aglutinarán en las veredas.

Derechos

El líder de ATE ya había advertido que, a la larga, los despidos masivos le traerán consecuencias a Milei.

“El presidente se ha decidido a quebrantar el sistema jurídico argentino en su parte medular y tanto él como sus funcionarios podrían terminar presos“, advirtió al explicar que la promoción de cesantías masivas en el Estado suprime derechos, lo que está sancionado por las leyes argentinas.

“Vulnerar la garantía de estabilidad prevista en el artículo 14 bis de la Constitución Nacional decenas de miles de veces a su vez provoca la supresión de otros derechos fundamentales que tiene toda la sociedad. Y nuestro Código Penal, en su artículo 226, da penas de entre cinco y 15 años a quienes impidan el libre ejercicio de las facultades constitucionales”, afirmó.

Por otra parte, agregó, el Gobierno incumple con el Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales que obliga a los Estados a proteger el trabajo y garantizar el pleno empleo.

“No sería precisamente esto lo que esta ocurriendo”, señaló ante el drástico recorte ordenado por el mandatario.

El destino de los perros de Milei abre un debate sobre la salud mental del mandatario

El destino de los perros de Milei abre un debate sobre la salud mental del mandatario

“Tenemos que demostrar que es el Gobierno el que actúa al margen de la Constitución y de la ley. Por la mañana, los trabajadores con nuestros ingresos masivos y simultáneos estaremos ejerciendo nuestros derechos de huelga, manifestación y reunión. Si hay violencia y represión, la única responsable será la Casa Rosada”, anticipó a sabiendas de que una de las políticas de Milei apunta a someter todo tipo de protesta social.

Las protestas contra Milei continuarán el jueves, ya que la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera) realizará un paro nacional docente en repudio de los recortes presupuestales ordenados por el Gobierno.

Comparte la Noticia: