Casi todas nuestras ideas de felicidad terminan en una tienda hoy en día. Así se expresó a sus 90 años el reconocido sociólogo polaco Zygmungt Bauman.

El capitalismo y la revolución industrial nos han hecho pensar que sólo los bienes materiales nos pueden dar felicidad. Hay un afán de tener más. Un caldo de cultivo para la corrupción, los negocios ilícitos y los esclavos del trabajo. 

También le estamos enseñando a nuestros hijos que la felicidad está en tener y disfrutar de lo mejor. Quien más tiene es más feliz. 

Estamos criando niños y adolescentes vacíos, sin sentido de la vida y sin empatía para ayudar a los más necesitados.

Necesitamos vínculos para vivir. Necesitamos una pareja, amigos. Hijos con quienes tengamos contacto emocional. Trabajo que nos de un significado.

Ayudar a otros como diría Víctor Frankl o amar a los demás como solución a los problemas sociales como plantea Fromm: serían vías para matar el egoísmo y ser felices. 

Bauman nos dice que necesitamos los problemas para ser felices y mi gran maestro Jesús nos dice que es mejor dar que recibir.

Comparte la Noticia: