Alrededor de 700 pacientes psiquiátricos en Países Bajos han solicitado la muerte asistida al Centro de Expertos en Eutanasia alegando un “sufrimiento desesperado e insoportable”.

Una mujer de la ciudad de Oldenzaal, en los Países Bajos, ha optado por poner fin a su vida de manera legal mediante la eutanasia debido a los problemas de salud mental que padeceinformó este lunes The Free Press.

La muerte asistida de Zoraya ter Beek, de 28 años, está prevista para el próximo mes de mayo. De acuerdo con la mujer, su vida se ha visto obstaculizada por la depresión, el autismo y un trastorno de personalidad.

Argumenta también que su psiquiatra le aseguró que se intentó todo lo posible para tratar sus trastornos mentales y que no había nada más que se pudiera hacer por ella. “Nunca mejora”, le habría dicho la especialista. A partir de ese momento, Ter Beek tomo la decisión de morir, puesto que siempre tuvo muy claro que, si su salud mental no mejoraba, no podía seguir viviendo.

Ex primer ministro neerlandés y su esposa fallecen tomados de la mano mediante eutanasia conjunta

Ex primer ministro neerlandés y su esposa fallecen tomados de la mano mediante eutanasia conjunta

La mujer explicó cómo se llevará a cabo el procedimiento de eutanasia. Un médico le administrará un sedante y, posteriormente, un fármaco que detendrá su corazón. Finalmente, un comité evaluará su muerte para cerciorarse de que el médico cumplió con los criterios establecidos en la Ley de Terminación de la Vida de los Países Bajos, además de que el Gobierno neerlandés posiblemente declare que su vida terminó legalmente.

“Tengo un poco de miedo a morir, porque es lo más desconocido”, indicó Ter Beek, quien admite que “la parte aterradora” es no tener certeza de qué hay después de la muerte. Medios locales informaron que en septiembre de 2023 las autoridades procesaron la petición de Ter Beek de morir mediante la eutanasia, dos años y medio después de haberlo solicitado.

Más personas en Occidente eligen morir por eutanasia

The Free Press escribe que Zoraya ter Beek forma parte del número de personas en Occidente que escogen poner fin a sus vidas en lugar de vivir con un dolor que en algunos de los casos es tratable. El medio señala también que esas personas no enfrentan ninguna enfermedad terminal, sino otros síndromes, como depresión o ansiedad, provocados, según los propios afectados, por la incertidumbre económica, las redes sociales y una diversidad de miedos y decepciones.

“Veo el fenómeno especialmente en personas con enfermedades psiquiátricas, y especialmente en jóvenes con trastornos psiquiátricos, donde el profesional de la salud parece abandonarlos más fácilmente que antes”, sostiene Stef Groenewoud, especialista de la Universidad Teológica de Kampen.

Medios locales comentaron que Zoraya ter Beek es parte de los aproximadamente 700 pacientes psiquiátricos en territorio neerlandés que han solicitado la eutanasia al Centro de Expertos en Eutanasia argumentando un “sufrimiento desesperado e insoportable”.

En 2002, Países Bajos se convirtió en el primer país en permitir a los médicos acabar con la vida de sus pacientes a petición de estos si cumplían ciertos requisitos estrictos, como tener una enfermedad incurable que causara un sufrimiento físico o mental. El comité de revisión de la eutanasia del Gobierno neerlandés señaló que entre 2012 y 2021 casi 60.000 personas fallecieron por voluntad propia.

Comparte la Noticia: